El accidente de Chernóbil de 1986 provocó una de las emisiones no intencionales de radiactividad más elevadas de la historia. El moderador de grafito del reactor 4 se expuso al aire y se encendió, disparando columnas de lluvia radiactiva en lo que ahora es Bielorrusia, Ucrania, Rusia y Europa. Si bien ahora pocas personas viven cerca de Chernóbil, los animales que habitan las cercanías del accidente nos permiten estudiar los efectos de la radiación y medir la recuperación del desastre. La mayoría de los animales domésticos se alejaron del accidente y por lo que sabemos los animales de granja deformados que nacieron no se reprodujeron. Después de los primeros años posteriores al accidente, los científicos se centraron en estudios de animales salvajes y mascotas que habían sido olvidados, para conocer el impacto de Chernóbil.

Aunque el accidente de Chernóbil no se puede comparar con los efectos de una bomba nuclear porque los isótopos liberados por el reactor difieren de los producidos por un arma nuclear, tanto los accidentes como las bombas causan mutaciones. Pero lo que nadie esperaba es que muchos animales regresaran a la zona catastrófica, principalmente debido a la falta de presencia de humanos. Cuando algunos de los animales de Chernóbil lograron reproducirse comenzó a ocurrir algo de los que pocos hablan, nacieron con mutaciones y varios defectos de nacimiento. En algunos casos, no se pudo reconocer el tipo de animal de Chernóbil, estamos hablando de verdaderas criaturas aberrantes que van más allá de nuestra propia imaginación.

Criaturas mutantes

Investigadores han confirmado que los jabalíes radiactivos se han estado reproduciendo con los cerdos domésticos de Japón para crear una nueva especie híbrida. Científicos que investigan los efectos del desastre nuclear de Fukushima en 2011 en los animales de la región informan que la radiación no ha tenido efectos adversos en su genética. Sin embargo, los jabalíes de la zona se criaron con cerdos domésticos que escaparon de las propiedades cercanas después de que los granjeros tuvieron que huir, creando una nueva especie híbrida.

criaturas hibridas mutantes fukushima - Científicos dicen que hay criaturas híbridas mutantes en la zona de exclusión de Fukushima

Un estudio dirigido por Donovan Anderson, investigador de la Universidad de Fukushima en Japón, analizó muestras de ADN de músculos de 243 jabalíes, cerdos e híbridos de jabalí-cerdo, extraídos de mataderos locales. Los resultados demostraron que 31 jabalíes, o el 16% de los jabalíes de la zona evacuada, eran híbridos.

“Mostramos evidencia de una hibridación exitosa entre cerdos y jabalíes nativos en esta área”, dijo Anderson en un comunicado. “Recomendamos que los estudios futuros evalúen la aptitud de estos híbridos y caractericen mejor su nicho ecológico.”

El equipo también afirma que, si bien los jabalíes son radiactivos, el estudio no relacionó la radiactividad con la creación de la nueva especie híbrida.

“El hecho de que los cerdos y los jabalíes se hayan cruzado no tiene nada que ver con la radiación”, explicó Anderson a Mail Online. “Si bien el jabalí y los híbridos son técnicamente radiactivos, la radiación no tuvo nada que ver con los cambios genéticos, esto fue culpa de los cerdos. El jabalí en Fukushima todavía está relativamente contaminado y puede variar desde la ausencia de detección de radionucleidos hasta 30.000 bequerelios por kilogramo.”

Pero los expertos afirman que esta medida de radiactividad sería “muy insignificante” si los humanos consumieran productos cárnicos de los animales. La radiación que permanece en el área fue causada por el desastre de Fukushima en 2011, que desplazó de forma permanente gran parte de Honshū, la isla principal del país, varios metros hacia el este.

criaturas mutantes fukushima - Científicos dicen que hay criaturas híbridas mutantes en la zona de exclusión de Fukushima

La corriente de materiales radioactivos tóxicos se esparció a la atmósfera y obligó a miles de personas cercanas a huir de sus hogares. La falta de presencia humana en la zona se ha relacionado con la cría de esta nueva especie.

Sin embargo este nuevo estudio ha provocado una polémica en la comunidad científica. Algunos expertos consideran que la radicación ha sido la causante de estas mutaciones, siendo realmente peligrosas para el hábitat de la región. La cuestión es que han comenzado siendo jabalíes, pero el problema es el siguiente paso en la evolución radiactiva, pudiendo crear verdaderas aberraciones mutantes. Habrá que esperar para saber que bestias mutantes veremos en Fukushima.

/psg