Nada bien cayó en algunos integrantes del grupo asesor la decisión del Instituto de Salud Pública (ISP) y del Ministerio de Salud (Minsal) de aumentar la edad para recibir las vacunas de AstraZeneca-Oxford y de Sinovac, pese a las recomendaciones planteadas en los debates respecto de su autorización para su uso de emergencia contra el covid-19.

Para la primera vacuna, analizada ayer, algunos especialistas habían sugerido a aplicarla a personas de entre 19 y 55 años, pero el ISP la dejó sin límite y desde los 18; y para la segunda hasta los 59, pero el Minsal ayer anunció vía redes sociales que se ampliaba para mayores de 60.

La doctora en Microbiología e Inmunología de la U. de Valparaíso, Caroline Weinstein, parte del equipo de 22 especialistas externos que revisó los antecedentes, marcó distancia con la decisión del ISP y el Minsal y manifestó que entre los expertos existe “decepcionados y frustrados”.

“Nosotros somos un grupo asesor igual que el Cavei, que es el grupo experto en vacunas, y nuestra propuesta era que esta (Astrazeneca-Oxford) fuera usada con seguridad en cuanto a su eficacia, dado los datos publicados y entregados por el laboratorio, hasta los 55 años de edad, puesto que el número de casos en que se ha experimentado en adultos sobre este grupo etáreo no era suficiente para emitir un juicio riguroso y válido científicamente”.

Respecto de la decisión adoptada en relación a AstraZeneca-Oxford, la también académica de la Escuela de Química y Farmacia de dicha casa de estudios agregó: “El director del ISP tiene esa atribución. Pero como grupo de expertos, creo representar a mis colegas que hicimos un estudio riguroso y que invertimos bastante tiempo en evaluar los antecedentes, nos sentimos decepcionados y frustrados, porque no se consideró nuestra opinión”.

“El Instituto de Salud Pública puede tomar las decisiones que estime conveniente, y nosotros estamos meditando, porque nos enteramos de esta situación a través de la prensa y vamos a evaluar, si en forma individual o colectiva como grupo de expertos, cuál va a ser nuestra actitud nuestra respuesta ante esta situación”, aclarando que aún “esto es muy reciente, así que no tenemos una opinión de consenso como grupo, como sí la tuvimos ante la vacuna para su aprobación”.

No fue el único reparo. La decisión del Minsal dada a conocer la tarde de ayer respecto de Sinovac generó incomodidad en la también académica de la Escuela de Química y Farmacia de dicha casa de estudios. “Esa también es una decisión que está en contraposición a nuestra opinión experta, en esa caso era consistente hasta los 59 años de edad”, expresó.

“La vacuna no tiene aprensiones de seguridad, las aprensiones son con la eficacia, a medida que envejecemos nuestro sistema inmune también lo hace. Por lo tanto, la posibilidad de tener una respuesta adecuada que garantice que voy a estar protegiendo estos grupos contra la enfermedad va disminuyendo y por eso era necesario reunir un mayor número de datos de pacientes dentro de los estudios que aún está en curso”, indicó Weinstein.

Según informó el ISP, al igual que las dos anteriormente evaluadas de Pfizer y Sinovac, AstraZeneca “demostró ser segura en todos los segmentos etarios”.

La vacuna AZD1222 de Oxford-AstraZeneca utiliza el método de vector viral, esto consiste en la inoculación de un adenovirus con material genético del virus SARS-CoV- 2 generando la respuesta inmune. Al igual que las vacunas de Pfizer BioNTech y Sinovac Life Sciences CO.LTD, la vacuna AZD1222 requiere la aplicación de dos dosis.

/psg