La nueva constitución, el royalty a la minería chilena y las tarifas eléctricas asoman como los principales factores de riesgos para la economía chilena, de acuerdo a la actualización del informe “Panorama del sector corporativo e infraestructura de América Latina”, de S&P Global.

El documento dijo que los costos corporativos pueden aumentar con la nueva carta magna y al mismo tiempo advirtió que los derechos de uso del agua podrían ser revocados, provocando la necesidad de nuevas inversiones (como plantas desalinizadoras) o aumentar los costos operativos para las corporaciones.

“Para hacer frente a un mayor gasto fiscal, los canales regulares de formulación de políticas también pueden cambiar los esquemas actuales de impuestos y regalías”, dijo S&P.

En relación al royalty minero que ya fue aprobado por la Cámara de Diputados, la agencia advirtió que si la iniciativa tiene luz verde en el Senado “podría evaporar el exceso de ganancias en el actual escenario de precios altos” del cobre.

Respecto al tema eléctrico, S&P dijo que “la presión a la baja” en las tarifas está aumentando tanto en los precios de la electricidad, tanto spot como en los contractuales, a medida que aumenta el suministro de energía de fuentes renovables.

“En los últimos cuatro años, el suministro de energía de fuentes renovables ha aumentado a cerca de 25% del suministro total, y esperamos que alcance el objetivo del país del 70% para 2030. Además, Chile está implementando un plan para eliminar el carbón de su matriz energética para 2040”, sostuvo el informe.

Reactivación

Pero además de los factores de riesgo, el estudio de la agencia hizo un breve análisis sobre el proceso de recuperación de la economía chilena, el cual calificó como rápido debido a la vacunación, el precio del cobre y las medidas de estímulo del gobierno.

“El 68% de la población de Chile está completamente vacunada, la más alta entre sus pares de la región. Eso debería hacer que el país sea menos vulnerable a los reveses de la pandemia y las severas medidas de cierre, lo que significa mejores expectativas económicas, y un camino económico más estable”, se desprende del informe.

S&P también dejó algunas líneas para los retiros de fondos de las AFP. No hizo ningún juicio de valor sobre ese proceso y dijo que “apuntala una rápida recuperación en áreas como el sector de consumo”.

/psg