En varias ocasiones mientras compareció ante la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, mencionó la existencia de un informe en el que se individualizan los tripulantes y pasajeros del avión de Conviasa con la matrícula YV3533 que aterrizó en Santiago el pasado 22 de junio. El Líbero tuvo a la vista este documento y allí se indica como capitán de la aeronave a Antonio José Cabriles Lobos.

Cabriles Lobos pertenece a la Promoción “May. (F) Pedro González Chacón” del año 1988 de la Aviación Militar Bolivariana -antes Fuerza Aérea-, según consta en el Libro de Promociones de la Universidad Militar Bolivariana De Venezuela, un ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Defensa y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de ese país, instancia de la que salió con la especialidad de piloto.

Actualmente se encuentra en retiro y es piloto de la aerolínea estatal venezolana Conviasa. Misma que actualmente protagoniza un escándalo por los nexos entre su filial de carga Emtrasur y organizaciones terroristas iraníes. Por este asunto, la Cámara de Diputados aprobó ayer una Comisión Investigadora de las operaciones de Conviasa en Chile, particularmente tras el aterrizaje, el 22 de junio de 2022, del avión Airbus A340 proveniente de Caracas, mismo que pilotaba Cabriles Lobos.

Su rol en la intentona golpista de noviembre de 1992

En su cuenta de Linkedin, el propio Cabriles Lobos se presenta como piloto de Conviasa y Capitán Airbus 340, el modelo de avión comercial que aterrizó en Chile. Además, se trata del mismo avión que llevó a Nicolás Maduro a Irán en la gira euroasiática que realizó entre el 7 y el 18 de junio de este año. Se desconoce si el militar retirado acompañó a Maduro en esta gira.

Fuentes consultadas por El Líbero, especializadas en el tema militar en Venezuela, aseguran que Cabriles Lobos participó en el intento de golpe de Estado del 27 de noviembre de 1992 contra el entonces Presidente de Venezuela Carlos Andrés Pérez, un alzamiento en el que participaron oficiales de las cuatro ramas de las Fuerzas Armadas, y que tuvo como saldo más de 170 muertes.

Se trató del segundo intento por derrocar a Pérez ese año. El primero ocurrió en febrero y lo encabezó Hugo Chávez, quien para ese momento estaba preso. Este segundo intento fue un “coletazo” del primero. Precisamente, el objetivo de algunos de los insurgentes, además de instaurar un nuevo gobierno, era liberar a Chávez.

La bibliografía que apunta a Cabriles Lobos

En 1992 Cabriles Lobos era Teniente. Aparece citado en el libro ‘Los golpes de Estado desde Castro hasta Caldera’, de Iván Darío Jiménez Sánchez, que dice en la página 353: “Primero despega en un VF-5 el Cap. Luis Plaza, acompañado del Tcnel. Reyes Reyes, luego despegan cinco aviones T2-D comandados por el Tcnel Dalmiro Meléndez, le seguían el Tte. Antonio Cabriles, el Cap. Colina Sánchez, el Tte. Héctor Pérez y el Tte. Palacios, al poco tiempo regresan y aterrizan rasante en la Base Aérea El Libertador”.

Asimismo el blog ‘La protesta militar’, que firma Sammy Landaeta Millán, quien se describe a sí mismo como disidente y coronel retirado de la aviación, también menciona a Cabriles Lobos. En el texto se cuestiona sobre el desprestigio de las FF.AA. de su país y se pregunta: “¿Será que Hugo Chávez Frías también quiso ser aviador y no aprobó el examen de admisión?” Y luego comienza a enumerar a oficiales entre los que menciona a Cabriles Lobos, y afirma: “Tantos otros comprometidos y agazapados en el intento de golpe de Estado del 27 de noviembre de 1992 que al final no salieron a tumbar el gobierno, pero albergaron ‘construir’ una organización donde reinara la indisciplina, el arribismo, la malversación, la politización, el robo, el terrorismo de Estado y el irrespeto a los derechos humanos”.

Un oficial «de confianza»

Tras el intento de golpe de Estado, Cabriles Lobos continuó en la Aviación. Las mismas fuentes confirmaron a El Líbero que mientras permaneció activo fue parte del grupo aéreo de transporte presidencial en los tiempos en que Hugo Chávez era el Jefe de Estado venezolano y explican que en esa área estaban personas “de la mayor confianza del entorno presidencial”.

Asimismo, de acuerdo con la Gaceta Oficial N° 39.463 del 12 de julio de 2010 (equivalente al Diario Oficial en Chile), fue designado como “Director Encargado del Instituto Universitario de Aeronáutica Civil”, momento para el cual ya había alcanzado el grado de “coronel” de la Aviación, según consta en la web del Instituto.

Meses después, el 21 de febrero de 2011, Antonio Cabriles aparece como gerente de Operaciones de Conviasa en una nota de prensa difundida por la Agencia Venezolana de Noticias, órgano oficial de difusión del Gobierno de Venezuela.

El texto era para informar que a partir de esa fecha Conviasa activaría su vuelo comercial Caracas-La Habana-Caracas.

En esa misma aerolínea ejerce ahora como piloto, según su Linkedin, desde 2016. “Muchos pilotos de la aviación militar han terminado en la aviación comercial”, señalan desde Caracas. Y ante la pregunta de si es normal que alguien que fue gerente de una aerolínea ahora figure como piloto afirman: “Piloto es piloto hasta que se muera”.

Consecuencias de un aterrizaje

La aerolínea estatal venezolana Conviasa se encuentra sancionada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Tales sanciones fueron impuestas al considerar que el régimen de Maduro utilizaba la aerolínea estatal para “trasladar a funcionarios corruptos” a destinos como Corea del Norte, Cuba e Irán con el fin de “impulsar el apoyo a sus esfuerzos antidemocráticos”.

Eso implica que cualquier proveedor de servicios que dé soporte a esa aerolínea corre el riesgo de que después sean afectados ellos mismos por las sanciones.

El pasado jueves Conviasa informó de la cancelación de cuatro vuelos que estaban programados entre Caracas y Santiago, entre el 13 y el 18 de julio, debido a la negativa de las autoridades y empresas aeronáuticas chilenas a brindarles servicios.

En el comunicado aluden a una “situación de índole operacional y fuerza mayor, no imputable a Conviasa y que no se pudo evitar, referida a la negativa de prestarnos los servicios necesarios para la ejecución de nuestra operaciones en el Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez, por parte de los Proveedores de Servicios Aeronáuticos y abastecimiento de Combustible”.

Estos vuelos se suman a otro que ya había sido suspendido y que estaba previsto que llegara al país el pasado 29 de junio.

Según explicó el subsecretario Monsalve en la Comisión de Defensa Nacional, la aerolínea opera en el país a través de la modalidad de vuelo charter, es decir no sujeto a itinerario.

En esa misma comparecencia, el subsecretario señaló que en el vuelo N° 3790 que sí aterrizó en Chile el 22 de junio la tripulación la conformaban 17 personas, entre las que se encontraba Cabriles Lobos, quienes nunca descendieron del avión durante las tres horas que permanecieron en el país.

Las similitudes con el caso argentino

Conviasa también canceló 12 vuelos programados hasta septiembre entre Caracas y Buenos Aires, por las mismas razones.

En la tripulación del Boeing 747-300, matrícula YV3531, propiedad de la filial de carga de Conviasa, Emtrasur, también iba un militar golpista. Se trata del capitán Cornelio Antonio Trujillo Candor, quien además fue Gerente General de Seguridad Aeronáutica del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) de Venezuela y estuvo mencionado en el caso de la valija de Antonini Wilson.

Al igual que Cabriles Lobos, Trujillo Candor aparece como uno de los pilotos que participó en el intento de golpe de Estado del 27 de noviembre de 1992.

En el vuelo de Emtrasur además formaban parte de la tripulación el Gerente General de Operaciones y el Gerente de Finanzas de la empresa.

El presidente de la filial de carga de Conviasa, César Pérez, reconoció el hecho: “De acuerdo a la política de nuestra empresa, cuando se visita por primera vez un aeropuerto asiste el Gerente General de Operaciones. ¿Para qué lo hace? Para hacer enlace directo, para contactar con las autoridades, para conocerlos. Eso es normal. Adicional, anexé al Gerente de Finanzas que también realiza reuniones previas, desde el punto de vista financiero con nuestros enlaces en los aeropuertos”.

Mañana a las 17:00 horas está prevista una sesión conjunta de las comisiones de Defensa Nacional y de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados para volver a hablar sobre este caso. Están invitados la ministra del Interior, Izkia Siches; el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve; la ministra de Defensa, Maya Fernández (que la semana pasada se excusó de asistir por razones de salud); así como representantes de la Dirección General de Aeronáutica Civil, el Servicio Nacional de Aduanas y la Policía de Investigaciones.

Por Unidad de Investigación El Líbero

/psg