Un positivo balance de la campaña hacen por estos días en el comando de José Antonio Kast, quien según los últimos sondeos no sólo ha ido acortando la distancia con Sebastián Sichel, sino que se ubicaría en segundo lugar de las preferencias presidenciales, superando a la carta de Chile Podemos Más.

Datos que, sin embargo, el abanderado del Partido Republicano mira con cautela, afirmando que “lo que buscamos es no pecar de exitismo”. Según la última encuesta Cadem publicada el domingo, Kast se ubicaría en el segundo puesto con un 15% de aprobación, seguido de Sichel, quien bajó a un 12% su respaldo.

Previamente, el sondeo Pulso Ciudadano arrojó un resultado similar, con el ex diputado UDI también en segundo puesto con un 14%, mientras que el ex ministro alcanzó un 12,5% de las menciones.

“Esto no genera un cambio, es una alegría que las encuestas reflejen un mejor resultado, pero seguimos trabajando con la misma fuerza que lo hemos hecho en los últimos años”, afirmó ayer Kast sobre los resultados.

Pese a estas cifras, tampoco se puede obviar el alto nivel de rechazo que tiene Kast, el cual de acuerdo a Pulso Ciudadano se mantiene en un 30%, a diferencia de Sichel que obtuvo un 7,5% de desaprobación. Tema que podría ser un problema para sus pretensiones de llegar a La Moneda, si la tendencia al alza de su respaldo en las encuestas llegase a consolidarse.

Emular la votación del Rechazo

En el entorno de Kast recuerdan que las condiciones son distintas a las del 2017, cuando el ex parlamentario levantó una campaña “más simbólica” y que buscaba promover ciertas ideas. Hoy, en cambio, cuenta con una estructura partidaria a nivel nacional y con postulantes al Congreso, factores que los hacen aventurar la posibilidad de duplicar la votación que alcanzó en las presidenciales pasadas, cuando obtuvo un 8%. En ese contexto, cabe preguntarse por cuál es el techo al que puede llegar Kast en los comicios de noviembre y de qué factores aquello depende.

El sociólogo y director de Tuinfluyes.com, Axel Callís, recordó en conversación con Emol que “en Chile normalmente votan 7 millones de personas en las presidenciales, hay una reserva de otros 7 millones de personas que no votan, por lo tanto, los techos no existen, son en base a lo que cada candidato pueda movilizar. Decir que José Antonio Kast tiene un techo del 20%, eso en base al Plebiscito del 2020, pero si hay un cambio en la composición de los electores ese techo puede aumentar o disminuir, va a ser determinante quiénes voten en noviembre próximo”.

Con ello, Callís planteó que saber si Kast seguirá por sobre Sichel “es prematuro, pues faltan todavía 7 semanas, los partidos de Chile Vamos van a reaccionar lo más probable, y para sostener un alza un candidato tiene que tener una plantilla parlamentaria muy robusta, cosa que no tiene el partido Republicano y sí Chile Vamos (…) Todos los candidatos tienen semanas buenas y malas, vamos a ver si es el inicio de una tendencia o lo que sucedió con Pamela Jiles, quien también en un par de semana estuvo primera en las encuestas y después se desinfló”.

Por su parte, el director de la escuela de Gobierno de la Universidad Central, Marco Moreno, planteó a este medio que “la tendencia va en capitalizar el 20% que obtuvo el Rechazo en el Plebiscito de octubre del año pasado, si los errores de Sebastián Sichel no se enmiendan, y si el efecto de los Pandora Papers siguen horadando la base de apoyo de Sebastián Sichel, la desafección con la candidatura de éste puede expresarse en un apoyo más sustantivo a la candidatura de José Antonio Kast”.

Esto pues, agregó, que aunque “Piñera no estará en la papeleta del 21 de noviembre, pero la gente verá en Sichel su representante y por tanto, contra él irá el castigo, tanto que se exprese en las encuestas como probablemente se exprese en las urnas”.

Ante esto, Moreno insistió en que “el voto duro de lo que fue el Rechazo -podría tener una alza todavía mayor-, es probablemente que eso sea el techo (de Kast), ese techo podría permitirle desplazar a Sichel y ser una opción más que razonable para pasar a segunda vuelta. Más que la preocupación por el techo, el interés de Kast es pasar a la segunda vuelta y luego se verá si es que logra captar el voto de otros sectores que podrían ver en él una opción para contener a Gabriel Boric”.

/gap