La comisión de Constitución del Senado aprobó en general y en particular el proyecto que permite que la próxima elección donde se elegirán a alcaldes, concejales, gobernadores regionales y miembros de la Convención Constitucional se realice los días 10 y 11 de abril.

La instancia -que revisó tres proyectos refundidos del Gobierno y parlamentarios sobre la materia- definió que serán los mismos vocales convocados para ambas jornadas, a los cuales se les aumentará la retribución que actualmente reciben. Así se les bonificará $30 mil por cada uno de los días de votación y con el fin de incentivar la asistencia, en el caso de que un vocal acuda solo uno de los días, se le retribuirá menos de la mitad del total de ambas jornadas. También se aumentará la retribución de los delegados electorales.

Asimismo, respecto a los vocales, se definió que el Ejecutivo deberá promover e informar por distintos canales de comunicación, que quienes sean designados tendrán que ser autorizados por sus empleadores para participar el día viernes de la convocatoria que hace el Servicio Electoral para la constitución de mesas y capacitación. Esto además del permiso que ya está establecido en la ley para participar de los comicios si se es nominado en esta labor.

Además se definió que si bien la elección se realizará en dos días, los ciudadanos podrán sufragar una sola vez, dando como preferencia el día sábado para los grupos de riesgo (como embarazadas y adultos mayores), estableciendo que el conteo de votos se hará el domingo por la tarde al finalizar el proceso electoral.

El punto más debatido: La custodia de las urnas

El aspecto que se discutió por más tiempo entre los senadores, fue cómo y quiénes se harán cargo de la custodia de las urnas durante la noche del sábado en los colegios escrutadores. Esto considerando la posibilidad de que alguien pudiera querer atentar al proceso y se busca mantener la confianza en los comicios.

En ese sentido se estableció que las urnas deberán ser selladas con una huincha y que en ella se pondrán las firmas de los vocales y se las entregarán al delegado electoral para que las guarde en el lugar definido. Estas cajas con los votos ya emitidos solo podrá ser abiertas al día siguiente por los vocales. En esta instancia también podrán estar presentes los apoderados de mesa (fijados por los partidos y acreditados).

La custodia del local y el lugar donde se guarden las urnas y útiles electorales (votos emitidos y votos no emitidos, padrones, lápices, sobres con colillas, etcétera) serán resguardados por las Fuerzas Armadas, personal del Servel y también podrán estar apoderados inscritos por los partidos. Esto previa coordinación entre el Servel, el Ministerio del Interior y de Defensa.

Las urnas y todo el material electoral quedarán en una sola sala de los colegios escrutadores y este espacio deberán ser rodeado por personal de las Fuerzas Armadas y de Orden. Además será el Servel el que establezca en su instructivo cuántos apoderados podrán quedarse por la noche observando el resguardo.

El proyecto pasará ahora a la Sala del Senado donde se votará también en general y en particular.

/psg