Miguel Ángel Quezada, delegado presidencial de Tarapacá, respondió a las críticas por la gestión gubernamental en la crisis migratoria que se vive en la zona.

En entrevista con 24 Horas, Quezada apuntó al Partido Comunista y al Frente Amplio, asegurando que sus parlamentarios “cercenaron” la nueva Ley de Migraciones, al recurrir al Tribunal Constitucional que declaró inconstitucional una serie de indicaciones, agregando que terminaron perdiendo atribuciones.

Junto con ello, tuvo palabras para el gobernador José Miguel Carvajal, uno de sus principales detractores, indicando que “él viene llegando del 14 de julio donde comprometió con la ciudadanía que se va a hacer cargo del tema humanitario, y hasta la fecha no hemos tenido ninguna solución. También le hemos pedido al alcalde de Colchane que colabore en el tema humanitario, y no hemos tenido ayuda. Nosotros hemos estado desde el primer momento activos en la frontera”.

Sin embargo, el delegado presidencial reiteró que “tenemos que recordar que a nosotros se nos entregó una nueva ley de migración cercenada, dado que el Frente Amplio y el Partido Comunista fueron al TC donde cercenaron esta nueva ley y nos quitan facultades”.

“Cuando a usted le quitan facultades, no le otorgan facultades para que otorgue los temas humanitarios y recursos para esto, es que tenemos esta situación. Y por eso, el llamado a que todas las autoridades regionales y comunales colaboren en este sentido para que podamos unir facultades y llevar una mejor condición en lo humanitario, porque nosotros estamos haciéndonos cargo de orden público y de la salud en términos de lo que significa el ingreso por paso no habilitado”, argumentó.

Entre las facultades que pidió el delegado presidencial está el “poder expulsar en 72 horas a las personas, que es lo que la población en general nos pide a las autoridades. Y precisamente es lo que nos quitaron”.

/psg