Tras el triunfo del 19 de diciembre, Gabriel Boric y su pacto Apruebo Dignidad no descansan. Es más, trabajan en la conformación de lo que será su próximo gobierno, tanto en lo que respecta el gabinete, como los diversos equipos de trabajo.

Para ello, el Presidente electo y representantes de la coalición han sostenido reuniones y conversaciones con distintos partidos, sin estar exento de cierta molestia de parte de algunos sectores. Esto porque, a diferencia de la bilateral a la que se invitó al presidente del PS, Álvaro Elizalde, con otras colectividades Boric había privilegiado un acercamiento más indirecto, a través del coordinador político, Giorgio Jackson, entre ellas, con el PPD.

Aclarado el asunto, según declaró el mismo Presidente electo, quien afirmó que conversó con la timonel del PPD Natalia Piergentili, y que tiene en agenda un encuentro con representantes del Partido Liberal y el Partido Radical, deslizó también la posibilidad de sostener conversaciones con la derecha.

Un escenario que Javier Macaya, presidente UDI, ratificó esta mañana en conversación con Radio Universo. “He tenido conversaciones (con Boric y miembros de Apruebo Dignidad) en mi historia parlamentaria, he tenido después de la elección y voy a tener en el futuro”, aseveró.

“No se trata de dar señales de que somos parte del mismo proyecto político, porque tenemos muchas diferencias, pero nosotros nos definimos el día de las elecciones, el día que ganó Gabriel Boric. Y nosotros vamos a ser una oposición diferente a la que le tocó enfrentar Sebastián Piñera en estos cuatro años. Nosotros no estamos en esto del poder por el poder y que si al gobierno le va mal la consecuencia de esto es que a Chile le va mal, y de que le vamos pegar igual al gobierno”, afirmó el diputado y senador electo.

“Este gobierno debió enfrentar dos acusaciones constitucionales contra el Presidente, catorce contra los ministros. No nos interesa ser ese tipo de oposición. Tenemos una agenda como oposición para reactivar la economía en 2022. Conversaciones vamos a tener siempre. Soy malo para ventilar conversaciones privadas. No te lo voy a descartar, pero tampoco confirmar. Comunicación ha habido y va haber. Con Gabriel compartimos ocho años en el Congreso, yo soy un poco mayor, pero tenemos relativa sintonía generacional. Yo lo he dicho, al menos demos el beneficio de la duda en lo que viene para adelante”, agregó el líder gremialista.

Al mismo tiempo, Macaya fue consultado por su proyección como parte del bloque opositor y el trabajo interno tras las derrota electoral. “Yo discrepo profundamente de muchas de las ideas plasmadas en el programa de gobierno, pero la política tiene una cuestión muy especial. Estamos viendo un nuevo ciclo político, que implica también para la derecha, estar a la altura y que actuemos diferente”.

“Yo le pido a mi sector y también al gobierno, que hagamos un ratito el ejercicio: las familias que están preocupadas en sus casas (…) Esas personas no están ni ahí con quienes van a ser los próximos liderazgos en una coalición llamada Chile Vamos, o si el gran liderazgo va ser José Antonio Kast u otro. No ven la televisión y dicen ‘Oye que bueno que marcan la diferencia incorporando al Partido Republicano o dejando que entre Sichel’…”, analizó el parlamentario UDI.

“Yo creo que sí es importante para los chilenos que la política deje de lado la polarización y se ponga un poco más de acuerdo. Lo vamos a hacer con nuestras ideas, por supuesto, Gabriel Boric las conoce y sabe cuál es nuestra visión de sociedad (…) Espero y tengo confianza de que vengan buenos tiempos, y que desde el Congreso hagamos una buena oposición, que obviamente marquemos cuál es nuestra agenda, y el futuro gobierno tiene interlocutores, va poder conversar con nosotros”, enfatizó Macaya.

En un análisis de lo que fue no una, si no tres derrotas electorales presidenciales para la UDI, Macaya valora, por ejemplo, que José Antonio Kast haya obtenido la tercera votación más alta de un candidato presidencial y la importante representación alcanzada en el Congreso. Pero llama a seguir trabajando en nuevos liderazgos y en lograr una interpretación que, a su juicio, Chile Vamos no logró.

“No teníamos otra posibilidad (de alinearse con José Antonio Kast), y lo digo desde la UDI. Porque esto incluso fue desde la primera vuelta. Nuestro candidato era Joaquín Lavín, nosotros fuimos derrotados en la primaria, ganó Sichel y luego perdió Sichel en la primera vuelta. Y somos súper respetuosos de la democracia, nos alineamos en torno a la candidatura que creímos que tenía más sintonía con nosotros más allá de las cuestiones valóricas y conservadoras”, reconoce Macaya.

“La política y Gabriel Boric lo demuestran con cada simbolismo: el árbol, el perro, Magallanes (…) la política es imagen y relato, y Boric tuvo eso. Captó el sentimiento de renovación y cambios, y desde la oposición constructiva, hay que velar porque se pase de la imagen a lo concreto. Cómo se va reactivar la economía, cómo va impactar a una pequeña y mediana empresa el alza de impuestos -en un momento que va ser delicado-, la posibilidad de contratar más personas, la situación en La Araucanía, porque otra cosa es con guitarra”, mencionó entre los aspectos que le parecen clave.

“Gabriel Boric va contar con nuestra colaboración, pero también con nuestra mirada política de cómo se deben abordar estos temas”, añadió.

“Tenemos que salir de ese viejo deporte de andar sacando cuchillos, de no poner a uno porque no me cae bien, a este otro vamos a cobrarle un cuenta… Tenemos que aprender a actuar en unidad, y tenemos desafíos muy de corto plazo que tienen que ver con la salida de la constituyente, de mediano plazo con la formación de jóvenes, y tener la capacidad de interpretar a un país que está pidiendo cambios, y obviamente nosotros tenemos que ser capaces de interpretarlos en adelante”, concluyó respecto a los desafíos a enfrentar tanto desde la UDI como conglomerado de oposición.

/psg