Está por todo Internet, por lo que debe ser cierto que los extraterrestres invadirán la Tierra dentro de muy poco y podrían acabar con todo el planeta en tan solo tres días. Sin embargo, no hay necesidad de preocuparse, ya que mientras escribimos un equipo militar internacional se está preparando para luchar contra los agresores extraterrestres. El plan es reacondicionar una nave espacial extraterrestre estrellada en Nuevo México en 1947 pero que fue ocultada por el gobierno de EE.UU.

Por su aún no te has dado cuenta, se trata de la premisa de la película dirigida por Roland Emmerich “Independence Day”, uno de los films más taquilleros en la historia del cine. Millones de personas tuvieron encuentros cercanos del tipo de taquilla para ver una impresionante ópera espacial, lo que demostró el interés por la posibilidad de que realmente ocurra una invasión extraterrestre. Y es que numerosas encunetas revelaron que el 48 por ciento de las personas creen que los ovnis son reales, el 29 por ciento asegura que ya hemos contactado con extraterrestres, mientras que el 49 por ciento de los encuestados está convencido de que hay un complot por parte de los gobiernos para encubrir la verdad. Y de esto mismo trata la siguiente noticia, de un posible encubrimiento. Un equipo de expertos de la Fuerza Aérea de EE.UU. está analizando extraños incidentes ocurridos en órbita cercana a la Tierra: alguien o algo está destruyendo nuestros satélites.

Misteriosas explosiones

Un satélite meteorológico estadounidense que se retiró hace ocho años ha explotado misteriosamente en órbita, desfragmentándose en al menos 16 piezas de basura espacial, según informan representantes del gobierno de EE.UU. El satélite, denominado NOAA-17 en honor a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) que lo lanzó en 2002 y fue dado de baja en 2013 después de que sus instrumentos comenzaran a fallar. NOAA-17 se disolvió el 10 de marzo, según el 18° Escuadrón de Control Espacial de la Fuerza Espacial.

“En este momento, los restos representan una pequeña amenaza para la Estación Espacial Internacional o para cualquier otro activo espacial crítico”, escribió la NOAA en un comunicado.

El 18° Escuadrón de Control Espacial señaló en un tuit publicado el 18 de marzo que no hay señales de que una colisión haya provocado la explosión del satélite. Tanto la NOAA como el 18° Escuadrón de Control Espacial no ofreció más detalles sobre la causa del incidente. NOAA-17 fue uno de un conjunto de satélites que la NOAA lanzó para monitorear las condiciones climáticas, mirando constantemente hacia una franja de la Tierra que experimenta condiciones matutinas. Durante sus operaciones, NOAA-17 orbitó la Tierra de polo a polo a una altitud de aproximadamente 800 kilómetros.

Aunque el satélite tenía una vida útil de diseño de tres años, según la NOAA, la agencia pudo usar NOAA-17 durante casi 11 años antes de retirarlo en abril de 2013 debido a fallas en los instrumentos. En ese momento, los administradores de naves espaciales tomaron varias medidas para reducir las probabilidades de interferir con otros satélites.

«Cuando se dio de baja, las operaciones del satélite de la NOAA apagaron todos los transmisores de la nave espacial, desconectaron las baterías, abrieron las válvulas de los propulsores para agotar el nitrógeno y apuntaron la matriz solar lejos del sol”, explicaron los funcionarios de la NOAA. “Estos pasos se tomaron para garantizar que el satélite fuera lo más inerte posible y minimizar el riesgo de interferencia de radiofrecuencia con otras naves espaciales después de la clausura”.

El predecesor del satélite, NOAA-16 , que se lanzó en 2000 y operó durante casi 14 años, tuvo un destino similar en 2015. Casualmente, el 18° Escuadrón de Control Espacial detectó la explosión de otro satélite meteorológico el jueves, esta vez del Yunhai 1-02 de China, que se lanzó en septiembre de 2019. El escuadrón está rastreando 21 piezas de escombros del incidente, según un comunicado.

Cuantas más piezas tecnológicas haya en el espacio, operativas o no, mayor será el riesgo de que algunas choquen. Y debido a las velocidades increíblemente altas de los objetos que orbitan alrededor de la Tierra, tales colisiones tienden a crear una gran cantidad de escombros que luego pueden desencadenar impactos adicionales. Las mejores prácticas internacionales para las operaciones de satélites exigen arrastrar una nave espacial lo suficiente como para que la atmósfera de la Tierra la destruya en unos 25 años.

Más preguntas que respuestas

No es necesario decir que es realmente extraño que los dos satélites hayan explotado a la vez. Algunos expertos han sugerido que se produjo una detonación de las baterías en los satélites, sin embargo, es difícil saber qué provocó realmente este evento. Otros investigadores no descartan el inicio de la guerra de las galaxias, y ahora más que nunca hay una gran actividad de los satélites. También hay quien cree que el verdadero causante son los cambios que están teniendo lugar en la Tierra y que pueden estar relacionados con el posible cambio inminente de los polos del planeta. Por supuesto, existe un tercer escenario, el comienzo de una invasión extraterrestre.

satelites misteriosas circunstancias - Dos satélites explotan en misteriosas circunstancias a la vez

Hace unos días Jacco van Loon, astrofísico y director del Observatorio de la Tierra y el espacio de Keele en el campus de la Universidad de Keele, Inglaterra, advirtió que una especie avanzada de extraterrestres podría ver fácilmente a los humanos como una amenaza y acabar con nosotros en consecuencia. Tal como publicamos, el profesor van Loon explicó que civilizaciones de otros mundos podrían considerar a los terrícolas como una especie primitiva, y una fuente de alimento.

El aspecto más inquietante de la selección natural tal como se observa en la Tierra es que canaliza el intelecto hacia los depredadores. La mayoría de los animales son carnívoros: la caza requiere tácticas, reconocimiento de patrones y, para los animales sociales, acción coordinada con capacidad intelectual. Y también la violencia. Podemos esperar, por supuesto, que una civilización extraterrestre suficientemente avanzada podría haber evolucionado más allá de la violencia, aunque la evidencia de que nuestra civilización lo está haciendo no es del todo convincente. Por lo que tal vez, las misteriosas explosiones estén relacionadas con una inminente invasión extraterrestre.

/psg