Después de horas de espera, finalmente el candidato presidencial de Apruebo Dignidad (Frente Amplio-Chile Digno), Gabriel Boric, dio a conocer a través de Twitter que es covid-19 positivo, por lo que tendrá que cumplir con una cuarentena obligatoria que lo dejará al margen de las actividades de campaña presenciales por al menos 7 días.

La situación también complicará a sus contendores, quienes podrían ser declarados contactos estrechos por la autoridad sanitaria, luego de que todos compartieran en distintos foros y debates en la última semana.

En ese escenario, los expertos aseguran que el hecho podría tener distintos efectos en la recta final de la carrera a La Moneda.

Al respecto, el decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad Central, Marco Moreno, aseguró a Emol que el impacto que tendrá la enfermedad en la campaña de Boric “es ambivalente, porque por un lado uno podría pensar que dificulta su despliegue y estos últimos días requerían del candidato en terreno”. “Por lo tanto la cuarentena no le va a permitir estar presencialmente, aunque sabemos que Franco Parisi ha hecho lo suyo de manera telemática, ese es el lado negativo.

Pero el lado positivo es que el que pase a segunda vuelta es el que cometa menos errores y de alguna manera no exponerse genera para él un factor positivo”, destacó.

A su juicio, Boric “no se expone, más bien mantiene su electorado y con eso puede ser suficiente para pasar a la segunda vuelta. Entonces, de alguna manera a lo mejor esto era lo que estaban buscando después de la seguidilla de errores que estaba cometiendo su comando”.

“El despliegue en el territorio a estas alturas tampoco le va a sumar mucho más, sino que más bien él a través de las redes sociales puede dar a conocer un mensaje más estudiado y sin cometer errores. Eso le da más contención y resguardo de los contenidos que pueda desarrollar en los próximos días”, recalcó.

En tanto, el cientista político y académico de la Universidad del Desarrollo, Miguel Ángel Fernández, comentó a este medio que “una campaña sin el candidato en terreno pierde energía.

En ese sentido, Boric verá un impacto negativo en su capacidad de despliegue y posicionamiento físico”. “Sin embargo, su PCR positivo también lo blindará simbólicamente y podría generar empatía en la ciudadanía. Así, su caso no debería poner en riesgo un posible paso a segunda vuelta, sino más bien le permitirá congelar su posicionamiento electoral, y entre menos tiempo quede entre la campaña y el día de la elección, mayor es la posibilidad de que llegue al balotaje”, advirtió.

Efecto en las otras candidaturas

En cuanto a en qué situación quedan las otras candidaturas, en momentos en que el postulante del Partido Republicano, José Antonio Kast, había alcanzado y superado a Boric en algunas encuestas, mientras Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social) y Marco Enríquez-Ominami (PRO) buscaban enfatizar diferencias con él, los analistas coinciden en que es una situación que los deja en una posición incómoda.

Para Fernández, “que Gabriel Boric este alejado de la primera línea de la opinión pública pondrá en problemas a sus adversarios, quienes tendrán que cuidar diferenciar sus críticas programáticas con la figura del candidato. Cualquier ataque muy duro podría ser entendido por el ciudadano como un aprovechamiento político”.

“Ello podría afectar la imagen de los candidatos de cara a la elección y una posible segunda vuelta. En momentos donde existe alta tensión al interior de las demás candidaturas, la prudencia de los adversarios de Boric será puesta a prueba”, agregó el experto.

Mientras, Moreno coincidió en el punto y aseveró que con esta circunstancia “Boric los deja peleando a todos por el segundo lugar, ese es el gran tema que puede instalarse, como que él ya está listo y por lo tanto la pelea es sobre el segundo lugar. “Provoste tenía que sacarlo de su zona de confort estos días, ya lo había empezado a hacer y Marco Enríquez-Ominami también en el último debate. Ahora, esto no lo van a poder hacer, no lo van a poder confrontar en los debates, entonces, ahí pierden la capacidad de poder diferenciarse y eso lo van a tener más complicado ahora”, dijo.

En cuanto a Kast, recordó que “él había convertido a Boric en su alter ego y va a seguir buscando polarizar, pero ya no va a tener un contendor en los debates. Entonces, más bien la polarización va a ser sobre lo que diga el programa de Boric o lo que le pueda expresar por redes sociales”.

/escrito por Felipe Vargas para El Mercurio
/gap