“Como Weichan Auka Mapu reafirmamos nuestro compromiso revolucionario en las acciones de sabotaje a los intereses capitalistas (…), así como las acciones armadas que son concordantes con las necesidades de nuestros lof y comunidades”.

Durante horas de esta mañana comenzó a circular, por medio de redes sociales, un video que dura algo más que dos minutos. En él se ve a 22 supuestos integrantes de la organización Weichan Auka Mapu (WAM), todos encapuchados como guardia armada, portando diversas armas y con vestimenta militar.

Uno de ellos, con voz distorsionada, se dirige a la cámara para agregar que “instamos a esta nueva fuerza policial y militar a hacer abandono de nuestro territorio, porque serán derrotados por la fuerza del pueblo mapuche en armas”.

El registro termina con una serie de disparos al aire por parte de los individuos que acompañaron al vocero de la agrupación. Y aunque no es la primera organización radical de la zona que amenaza con acciones armadas ante el estado de excepción, la imagen impactó a las autoridades, dado el alto poder de fuego que los miembros del grupo cargaban en sus brazos.

El origen de la WAM se remonta a abril del año 2016, cuando en varios portales de internet publicaron su primer comunicado. En éste reivindicaban más de 30 atentados registrados desde 2013 hasta esa fecha y entregaron los lineamientos de su postura: “Somos una expresión de alianza orgánica, con principios e ideales apegados al pensamiento y práctica que ejercieron nuestros antepasados en su proceso de convivencia, como también en una estrategia de resistencia digna frente al enemigo usurpador y opresor”.

La agrupación opera en la zona costera de la Macrozona Sur, específicamente entre la Región del Biobío y La Araucanía, donde a través de distintas acciones de sabotaje se atribuyen cortes de ruta y atentados incendiarios.

El último ataque que se adjudicó la organización fue la quema de 10 viviendas y ocho vehículos de trabajo el 25 de octubre al campamento forestal del fundo Casa Blanca de Carahue, al que ingresó una treintena de encapuchados armados, dejando panfletos adjudicando la acción al grupo.

Según fuentes cercanas al gobierno, esta organización es un apéndice que se separó de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) tradicional, que dirige Héctor Llaitul.

A diferencia de la CAM, explican conocedores de la orgánica de esos grupos, las autoridades no han podido vincular a la WAM a líderes ni mandos medios, dado que no tienen un rostro que los represente. “Llaitul lanza libros, por ejemplo. Ellos no aparecen mucho, no tienen un rostro”, sostienen en el gobierno, donde además enfatizan que no mantienen una orgánica de poder, con cargos y labores.

Las mismas fuentes agregan que han tenido una evolución comunicacional, porque antes reivindicaban sus acciones a través de comunicados y fotos, y este es el primer video en el que hacen ostentación de su poder de fuego. El objetivo de la WAM es la reivindicación del territorio sin diálogo, enfocado en acciones de sabotaje que permitan la liberación de las tierras en la Región del Biobío.

Las células

La información policial y de gobierno detalla que la WAM es parte de una organización radical que se hace llamar Franja Lafquenche, que también está conformada por Antequina, Tranaquepe, Huellanos y Quidico, y que tiene control sobre el territorio de Tirúa y Cañete. Estas “células”, como se les llama en el Ejecutivo, se unen para algunos fines y también se disputan la misma zona.

Ante el material, el delegado presidencial de la Macrozona Sur, Pablo Urquízar, lamentó la situación e indicó que la Weichan Auka Mapu “es una orgánica radicalizada y terrorista que ejerce permanentemente terror en las personas y familias inocentes, mapuches y no mapuches de la Macrozona Sur”.

Agregó que el gobierno en conjunto con las distintas policías, las Fuerzas Armadas y el Ministerio Publico están trabajando para desarticularlas y “continuar deteniendo y condenando a sus integrantes. Sus videos y comunicados son una reacción a la acción decidida del Estado de enfrentarlos y detenerlos”, dijo el delegado presidencial de la zona.

La Fiscalía de La Araucanía, en tanto, informó la apertura de una investigación de oficio por infracción a la Ley de Armas, esto por formación de milicias privadas o grupos de combate y otras figuras. La investigación estará a cargo de la Fiscalía de Alta Complejidad.

“Como primeras diligencias se ha instruido realizar todas aquellas que encaucen a determinar las responsabilidades de las personas que aparecen en este video a cargo de la Policía de Investigaciones”, dijo la vocera de la Fiscalía Regional, Daniela San Martín.

La investigación estará orientada a identificar a las personas que aparecen en el registro, establecer el lugar y día cuando fue grabado y el origen de las armas que se identifican en el video.

/escrito para La tercera por Deborah Moreno

/gap