Para ayer estaba agendada la votación en la Sala de la Cámara de Diputados el proyecto del Ejecutivo que busca garantizar -vía reforma constitucional- la inexpropiabilidad de los fondos de pensiones, sin embargo finalmente no se votó y deberá esperar el regreso de la semana distrital, es decir, el 26 de septiembre.

Con todo, en medio de la tramitación, siete parlamentarios ingresaron indicaciones al proyecto, dentro de las cuales se destaca la impulsada por los diputados Jaime Araya (IND) y Carlos Bianchi (IND), quienes solicitaron que se incluyeran en la reforma los retiros excepcionales y parciales de fondos previsionales dispuestos “dentro de un contexto de crisis económica nacional, catástrofes o calamidades públicas, en la forma que determine la ley”.

De esta forma, resurge el debate en torno a los retiros de fondos de pensiones, los cuales implicaron acaloradas discusiones en el Parlamento en el contexto de pandemia, donde se aprobaron tres de cinco iniciativas de retiros, los cuales han sido apuntados como una de las principales causas de la fuerte inflación que azota al país, que alcanzó un nivel no visto en 30 años.

De hecho, la iniciativa para asegurar la inexpropiabilidad de los fondos fue impulsada por el Gobierno en abril de esta año como condición de sectores de Chile Vamos para frenar un nuevo retiro masivo.

En ese entonces, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, fue claro en señalar el impacto negativo que traería en la economía nacional, así como el aumento de la inflación, si es que se continuaba autorizando la extracción de los fondos. En concreto, la indicación de Araya y Bianchi busca modificar el texto del proyecto que establece que los fondos de las AFP tienen “una destinación específica del financiamiento para fines previsionales” y que para esos efectos también se entenderán “dentro de los fines previsionales la administración de los fondos y el pago de pensiones alimenticias, en la forma que determine la ley”.

En esa línea, la idea de los diputados es comentar con la frase: “también se entenderán dentro de los fines previsionales la administración de los fondos, el pago de pensiones alimenticias y los retiros excepcionales y parciales de fondos dispuestos dentro de un contexto de crisis económica nacional, catástrofe o calamidades públicas, en la forma que determine la ley”.

Otras indicaciones

Otra indicación fue la impulsada por el diputado Andrés Longhton (RN), quien solicitó que se decrete que “los cotizantes tendrán derecho a elegir libremente la entidad administradora o gestora de sus fondos previsionales acumulados, sea ésta privada, estatal o mixta”.

Por otra parte, el diputado republicano Luis Sánchez y Gustavo Benavente (UDI), plantearon la solicitud de incorporar que las cotizaciones previsionales obligatorias tanto presentes como futuras, “permanecerán en todo momento en la propiedad del cotizante, tanto en capital como en rentabilidad, las cuales serán acreditadas en cuentas individuales de capitalización cuyos fondos serán heredables, imprescriptibles, inembargables e inexpropiables y no podrán ser objeto de nacionalización o estatización en ninguna circunstancia”.

/psg