El Ministerio de Salud (Minsal) anunció este miércoles una flexibilización en su plan Fronteras Protegidas, el que entre otros avances permitirá que los niños menores de 6 años, que no tienen su Pase de Movilidad al no estar vacunados contra el COVID-19, puedan viajar y salir del país.

La medida, que fue anunciada por la subsecretaria de Salud, Paula Daza, se aplicará el próximo 1 de noviembre, y vendrá de la mano de otra modificación clave, la que permitirá facilitar el arribo de extranjeros no residentes y reactivar el sector turismo, uno de los más golpeados con la crisis sanitaria.

“Todas las personas para poder ingresar a Chile deben contar con un PCR negativo. Los chilenos y extranjeros residentes que hacen ingreso a través de cualquiera de los tres aeropuertos deben contar con una declaración jurada C19”, expresó la autoridad, agregando que “los extranjeros no residentes solo pueden ingresar al país validando su esquema completo de vacunación contra el COVID-19 y además deben tener una declaración jurada, su test PCR negativo con 72 horas y un seguro médico”.

Daza explicó que esta estrategia “se mantendrá y se fortalecerá durante los próximos meses”, aunque luego precisó que “considerando las cifras y los antecedentes epidemiológicos con los que contamos hoy” se determinaron algunos cambios.

En el detalle, desde el 1 de noviembre todas las personas que ingresen al territorio nacional con su esquema de vacunación completa deben hacer una cuarentena de cinco días “o hasta obtener el resultado negativo de un examen PCR realizado en Chile”.

Además, la subsecretaria confirmó que desde esa misma fecha los niños y niñas menores de 6 años podrán viajar y salir del país sin Pase de Movilidad, considerando que aún no tienen acceso a la vacunación.

De todos modos, Daza precisó que las personas “independiente de su edad” que no tengan su vacunación completa deberán mantener el aislamiento por siete días tras su ingreso al país, el que también incluye a sus cohabitantes.

/psg