Hasta la fecha, la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) se ha cobrado más de 5,46 millones de vidas. Según los expertos, muchas de estas muertes se han atribuido a información engañosa que fragmentó un esfuerzo coordinado para mitigar la pérdida de vidas. Pero lo cierto es que desde el principio, se han debatido los orígenes de la pandemia, y en la actualidad nadie tiene una explicación. Por lo que persiste la especulación sobre un arma biológica viral y fugas de laboratorio.

Sin embargo, parece ser que los virus de origen desconocido han llegado para quedarse en nuestras vidas. Después del síndrome de La Habana y una enfermedad misteriosa en Sudán, ha surgido otra condición misteriosa en la provincia canadiense de New Brunswick. Un trabajador anónimo de la autoridad sanitaria Vitalité Health Network ha revelado que la enfermedad está afectando principalmente a los jóvenes, ya que provoca un rápido deterioro cognitivo entre los afectados. Oficialmente la enfermedad se detectó por primera vez en 2021 y, desde entonces, se han detectado 48 casos, aunque otras fuentes afirman que ya hay más de 150 personas afectadas.

Otra misteriosa enfermedad más

La misteriosa enfermedad está siendo analizada por investigadores, quienes aún no conocen su origen. Los síntomas incluyen problemas de memoria, espasmos musculares, extremos e inexplicables, pérdida de peso, dolor en las extremidades y alucinaciones. En un principio se planteó la hipótesis de que la afección era una enfermedad priónica humana, en la que las proteínas llamadas priones provocaban que las proteínas normales se doblaran de forma anormal, pero las pruebas han demostrado que este no es el caso.

Hasta ahora, la Oficina del Director Médico de Salud de New Brunswick ha dicho públicamente que hay 48 casos diagnosticado, pero las fuentes dijeron al periódico británico The Guardian que hay muchos más. Y puede ir a peor, ya que nueve personas han fallecido a causa de la enfermedad. El denunciante anónimo dijo que lo iba a hacer público para crear conciencia sobre la rapidez con la que la desconcertante enfermedad se está propagando y afectando a las personas. La enfermedad afecta por igual a mujeres y hombres, de entre 18 y 85 años.

Un estudio epidemiológico realizado por el departamento de salud de New Brunswick descartó cualquier alimento, comportamiento o exposición ambiental que pudiera estar causando la enfermedad. Se presentó un controvertido artículo a la Asociación Canadiense de Neuropatólogos en el que se indicaba que los que habían muerto con la enfermedad tenían diagnósticos incorrectos o erróneos, como Alzheimer y cáncer, y no formaban parte del grupo.

Tim Beatty, cuyo padre, Laurie, murió a los 64 años después de mostrar síntomas de la misteriosa enfermedad, dijo a The Guardian que no se está haciendo lo suficiente para investigar sobre la misteriosa condición. Se ha especulado que podría ser causada por niveles altos de beta-metilamino-L-alanina o BMAA. Se encuentran altas concentraciones en las langostas, una industria importante en la costa de New Brunswick. Pero a pesar de que Beatty le pidió al departamento de salud que evaluara los niveles de BMAA en el cadáver de su padre, no lo hicieron.

“Si un grupo de personas quisiera engendrar teóricos de la conspiración, entonces nuestro gobierno ha hecho un trabajo maravilloso al promoverlo”, dijo Beatty a The Guardian. “¿Están simplemente tratando de crear una narrativa para el público que esperan que asimilemos y de la que nos alejemos? ¿Simplemente no lo entiendo».

Algo está ocurriendo en el mundo, comenzó a finales de 2019 con la aparición del COVID-19 y ha ido evolucionando hasta lograr diferentes variantes. Pero a esto hay que sumarle la aparición de unas misteriosas enfermedades de origen desconocido que están afectando algunos países. El síndrome de La Habana, Sudán y ahora Canadá.

¿Qué está ocurriendo realmente? ¿Por qué están surgiendo tantas enfermedades de origen desconocido?

/psg