Rafael Bielsa, embajador argentino en Chile, realizó una comparación en la forma de enfrentar la pandemia entre ambos países, destacando el actuar del Presidente Piñera a la hora de adquirir vacunas para enfrentar la emergencia sanitaria.

El funcionario diplomático fue entrevistado por Perfil de Argentina, donde puso énfasis en la figura de Piñera, señalando que “es empresario e inteligente. Conozco a algún empresario que, en vez de hacer lecturas inteligentes, tomaba deuda. Hizo una lectura muy inteligente del mercado. Es un activo de Chile”.

“En Chile, cosas como hablar de ‘infectadura’ o por ejemplo las denuncias penales porque el Presidente envenenará a la población con determinada vacuna, no se ven. La pandemia es un problema de todos, Chile es un país telúrico. Está tan acostumbrado a la ira imprevista de su tierra y de su mar, que cuando algo acontece que hace daño, se pone a trabajar. Se junta y se pone a trabajar”, argumentó.

Bielsa recalcó que “más allá de que hubo un abordaje diferente en Chile que en Argentina, Piñera leyó muy bien el mercado cuando todavía no había vacuna. Fue su mérito. Entendió que las vacunas serían un bien escaso con mucha demanda. Por lo tanto, le encargó al vicecanciller económico, un muchacho joven, Rodrigo Yáñez, que hiciera contratos de futuro con todos los laboratorios que pudiera. E hizo una tarea extraordinaria”.

Esta situación de contar con un stock de vacunas, explicó, le permite a Chile realizar la “diplomacia de vacunas” y así “le dona a Ecuador, a Uruguay y a Paraguay. Ofreció donarle a Bolivia”.

Junto con ello, Rafael Bielsa hizo alusión al éxito de la campaña de vacunación y la recaída en los contagios por coronavirus, planteando que “escuché en la radio al ministro de Infraestructura, Alfredo Moreno. Decía que paradójicamente el éxito de la campaña vacunatoria creó una falsa sensación de seguridad. Eso relajó el tema de los controles sanitarios y ahora se ven las consecuencias de ese relajamiento. En ese sentido, Chile no es distinto a nuestro país”.

En cuanto al incremento de los casos de Covid, el embajador argentino aseguró que nuestro país “tiene una economía en negro considerable que hace necesario salir a trabajar. Salir a trabajar obliga a no respetar, por ejemplo en el transporte, distancias mínimas, y las consecuencias están a la vista. Otro problema es el verano. Acá nuestro enero es febrero. Veía las fotos y me agarraba la cabeza. Ejemplificaban lo que no había que hacer en materia pandémica”.

“A eso se agrega un tercer episodio que en Chile se verificó. Lo están estudiando de una manera más cuantitativa, no solo cualitativa, la presencia de las variantes de Manaos, de Río y la inglesa, que aumentan la contagiosidad o la letalidad. Es una carrera contra el tiempo”, puntualizó.

/psg