Su última gran barrera sorteó recientemente el proyecto inmobiliario Las Salinas, que Empresas Copec pretende levantar en el sector del mismo nombre, en la ciudad de Viña del Mar.

En las últimas semanas, la empresa consiguió un permiso de rescate y localización de especies ante el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), asociado al permiso ambiental sectorial número 146 del Servicio de Evaluación Ambiental (SEIA). En concreto, el titular del proyecto comprometió realizar un rescate y relocalización de fauna silvestre clasificada en una de las categorías de conservación del Ministerio del Medio Ambiente, clasificación en la que se encuentran dos especies de lagartijas que están en la categoría de “preocupación menor” y que podrían encontrarse en el terreno.

Si bien la empresa consiguió la RCA en agosto del año pasado, quedaban algunos permisos sectoriales pendientes, uno de los cuales corresponde al otorgado por el SAG.

Se trata del último trámite pendiente, lo que permite a la empresa iniciar la fase 1 del proyecto. Esto es, la remediación del terreno, paso previo a la edificación de las torres que comprenderán la iniciativa inmobiliaria. Esto, considerando que Las Salinas era un terreno en que se almacenaba combustible, por lo que antes de comenzar a edificarlo se requiere realizar primero este procedimiento.

Ahora, junto con la empresa española IDOM, la compañía controlada por el grupo Angelini avanza en el diseño del proceso de licitación para contratar a la empresa o consorcio de empresas que será responsable de ejecutar el proyecto de saneamiento. “Se calcula un plazo de 5 años para la remediación total del terreno, el cual, precisamente, responde al requerimiento de eliminar cualquier impacto de estas faenas al entorno y su comunidad, mediante un trabajo meticuloso y de mínima escala de trabajos”, asegura Esteban Undurraga, gerente de desarrollo de Inmobiliaria Las Salinas.

La empresa trabaja por ahora en dos frentes. El primero es la definición del contratista principal, para lo cual se está en medio de un proceso denominado EOI (Expresiones de Interés) para la elección del contratista principal. Esto es, manifestaciones de interés por parte de empresas para participar en la implementación de un proyecto.

“Simultáneamente, se está terminando la etapa de desarrollo de ingeniería básica con la empresa STANTEC (una multinacional con amplia experiencia en este tipo de procesos). A finales del primer semestre se concretarán las bases de licitación del proyecto de remediación, que serán enviadas a las empresas seleccionadas desde las EOI. Tras eso se seleccionarán las propuestas para poder adjudicar. Así, la decisión en torno al elegido que desarrollará la biorremediación estará tomada el segundo semestre de este año”, añaden desde la compañía.

El futuro proyecto inmobiliario se levantará en un terreno de 160 mil metros cuadrados. La inversión total a diez años del proyecto urbano contempla US$ 595 millones, además de US$ 55 millones para el proceso de remediación del suelo. Se calcula un plazo de 5 años para la remediación total del terreno, ya que se avanzará lentamente, aseguran en la firma.

La iniciativa considera un 40% del terreno para espacios públicos, con un parque urbano central de 1,8 hectárea y un parque denominado Ladera Sur, de 1,1 hectárea. En relación con las edificaciones, hoy la propuesta contempla un promedio de 16 pisos.

“Creemos que esta forma urbana general se aleja claramente del desarrollo inmobiliario del borde costero en las últimas décadas, donde los edificios fácilmente sobrepasan los 25 pisos. En resumen, el Plan Maestro propone condiciones urbanas muy por debajo de los máximos permitidos en el Plan Regulador Comunal”, añaden en la firma.

/psg