Waverly Hills, un inmueble actualmente abandonado y con un oscuro pasado plagado de angustia, muerte y sufrimiento, es un antiguo sanatorio ubicado en lo alto de una colina en la localidad de Louisville, en Kentucky, y, según los entendidos, es uno de los lugares más embrujados de los Estados Unidos, pues supuestamente por sus centenarios y lúgubres pasillos y habitaciones vagarían sin rumbo cientos de almas perdidas.

El sanatorio de Waverly Hills, una vasta construcción derivada de la arquitectura de estilo neogótico Tudor de principios del siglo XX, abrió sus puertas en 1910 como una instalación para el tratamiento de pacientes con tuberculosis en el apogeo del brote de esta enfermedad a principios del siglo XX. Y si bien el edificio original sólo albergaba a unas 40 personas, para el tratamiento de “casos tempranos”, en 1926 ya se había ampliado para tratar a más de 500.

La muerte, según los registros de la época, visitaba diariamente al sanatorio por esos días, con una tasa de mortalidad de los pacientes con tuberculosis de una muerte por día. Por entonces, los pacientes que fallecían solían ser trasladados a vista y paciencia de los demás pacientes internos, lo que por cierto bajaba la moral de todos los internos. Por ello, el sanatorio intentó transportar los cadáveres de la manera más secreta posible, utilizando un túnel de 500 pies que había sido construido en el primer piso con el resto del edificio, para ser usado originalmente como entrada y salida para el personal del sanatorio. Ese túnel, desde entonces, se conocería como el “Túnel de la Muerte”.

El Túnel de la Muerte

Con el advenimiento de la estreptomicina en 1943, la tuberculosis comenzó a ceder terreno en los Estados Unidos. En 1961, Waverly Hills Sanatorium pasó a llamarse Woodhaven Geriatrics Hospital, un recinto para atender a pacientes de edad avanzada con varias etapas de demencia y limitaciones de movilidad, aunque algunos dicen que en realidad era un manicomio, pues también atendía a personas con discapacidades mentales graves.

Woodhaven permanecería en funcionamiento hasta 1981, cuando se cerró en medio de denuncias de abuso de pacientes. En total, según algunas estimaciones, más de 63.000 personas perdieron trágicamente la vida dentro de sus dependencias a lo largo de los años.

El sanatorio de Waverly Hills ha permanecido abandonado desde principios de los años 80′. En 1983 se quiso convertir el lugar en una prisión de mínima seguridad para el Estado, pero los promotores abandonaron el plan después de las protestas de los vecinos. En el año 2001 la propiedad fue comprada por una pareja, Tina y Charlie Mattingly, quienes en la actualidad cada año, durante la celebración de Halloween, organizan una atracción tipo casa embrujada para recaudar fondos para la restauración del lugar.

Después de su clausura, el sanatorio de Waverly Hills ganaría merecida fama como un sitio embrujado, debido a los cientos de testimonios de visitantes que aseguran haber escuchado sonidos extraños y visto sombras de figuras terroríficas en sus pasillos y habitaciones. Se dice que en la habitación 502, por ejemplo, moran los atormentados espíritus de una interna que se suicidó en el lugar y de una enfermera que esperaba un hijo ilegítimo y que se quitó la vida colgándose de una viga.

Algunos visitantes que llegan al lugar sienten que los tocan, mientras que otros dicen haber visto inquietantes espectros, en especial el fantasma de una anciana encadenada con las muñecas ensangrentadas y un niño al que se le ve jugar por los pasillos de la estructura.

ste niño es “Timmy”, uno de los fantasmas más conocidos del sanatorio de Waverly Hills y de quien se dice que es un pequeño de siete años de edad que murió de tuberculosis en una habitación del hospital. Testigos afirman que le han arrojado pelotas hacia el rincón donde lo han visto para que juegue con ellas, y después de un rato se empiezan a escuchar las risas del infante, quien, para sorpresa de los visitantes, devuelve las pelotas que le lanzan.

Otros visitantes más osados, en tanto, han tenido la oportunidad de caminar por el terrorífico “Túnel de la muerte”, y afirman que su recorrido no es apto para cardíacos, pues allí se verían ominosas sombras, se escuchan pasos y voces y se logra sentir la presencia de entidades del “Más Allá”. El antiguo Sanatorio Waverly Hills se popularizaría mundialmente gracias al programa de televisión “Ghost Hunters”, que lo definió como uno de los “lugares más embrujados del este de los Estados Unidos”, apareciendo posteriormente en otros programas dedicados al ámbito paranormal, como “Ghost Asylum”, “Most Haunted”, “Paranormal Challenge” y “Ghost Adventures”.

/psg