Y si de municiones se trata, como dice Daniel Matamala, para defender una u otra postura, varios columnistas las han ofrecido.

Para algunos como Sylvia Eyzaguirre “da rabia e impotencia haber esperado tanto tiempo para elaborar una nueva constitución” y tener “que contentarse con este mamarracho”.

Incluso, apunta, es difícil encontrar, entre quienes apoyan el texto, argumentos que defiendan su calidad.

Son más bien del tipo “cualquier resultado será mejor (que una Constitución) escrita por cuatro generales”, como dijo el Presidente, o “un Estado social y democrático de derecho es suficiente para aprobar”, como agregó la candidata a la presidencia del PS.

Pero “¿este es el estándar que vamos a pedir a las reglas que regulan la convivencia nacional?”, se pregunta.

 

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap