A menos de una semana del rechazo a la propuesta de la Convención Constitucional, en el plebiscito del pasado domingo, la posibilidad de crear una instancia similar comienza perder fuerza en el Congreso.

Si bien en un inicio existía un mayoritario consenso en que el proceso debía continuar con una nueva Convención elegida, eso sí, con mecanismos distintos respecto a la participación de independientes y escaños reservados, luego del contundente triunfo del Rechazo hay quienes comenzaron a plantear dudas sobre el camino que trazó el propio Presidente Gabriel Boric.

Tras la reunión de bancadas y partidos, realizada el miércoles en la tarde en el Senado, parlamentarios de distintas colectividades han comenzado a sincerar su negativa, o al menos su prevención, para apoyar una nueva elección de convencionales.

Además de la oposición del Partido Republicano y de las dudas del Partido de la Gente, un grupo de senadores de la bancada RN-independientes anunció frontalmente que no respaldarán un mecanismo de las mismas características de la disuelta Convención y que, por el contrario, prefieren avanzar en la redacción de una nueva Carta Fundamental mediante una comisión de expertos o bien por una reforma tramitada a través del propio Congreso.

Ello se ha dado en conversaciones entre los propios parlamentarios y en reuniones de camaradería, como una cena que hubo el miércoles en la noche en la casa del expresidente de RN Carlos Larraín, quien se juntó con algunos senadores independientes del comité RN.

“Nosotros dijimos que estamos dispuestos a trabajar en una nueva Constitución, pero soy partidario de que sea redactada por expertos. No debemos llamar a una votación. Por ningún motivo. Esa es la posición mía y de varios senadores de Renovación Nacional. No hay ningún apuro. Tenemos que ser capaces de ver cómo elegimos esos expertos”, dijo el senador Juan Castro (independiente-RN), quien ya había presentado un proyecto de reforma constitucional en esa línea.

Incluso, Castro propuso que los expertos o académicos, “de preferencia abogados”, sean escogidos por la siguiente modalidad: un representante definido por cada cinco diputados o por cada dos senadores. Con ello, explica, se llegaría a una comisión de 56 constituyentes “expertos”. “Así estarían representadas todas las fuerzas del Congreso”, añade.

La postura de Castro no es aislada dentro de la bancada RN-Independientes, compuesta por 12 senadores, cuatro senadores sin militancia y otros ocho afiliados al partido.

A favor de una comisión de expertos, lo que implicaría desechar una elección de convencionales, también se han declarado Manuel José OssandónMaría José GaticaCarlos Kuschel y José García (todos militantes de RN), además de Carmen Gloria Aravena y Kenneth Pugh (ambos independientes asociados al partido, al igual que Castro).

“Las mejores legislaciones que ha tenido nuestro país las han hecho sabios como don Andrés Bello o los expertos de la Constitución de 1980″, sostuvo Kuschel, mientras que Aravena agregó que “escuchando a la ciudadanía, creo que una comisión de expertos es lo ideal. La Convención como la conocimos anteriormente no va a cuajar, la gente quedó muy desilusionada y tiene un costo muy alto”.

/gap