La NASA ha advertido del acercamiento a la Tierra de cinco asteroides para estos días. El 27 de febrero, el asteroide 2021 DE, con un diámetro de unos 49 metros, pasó cerca de la nuestro planeta a una distancia de 1,6 millones de kilómetros, seguido por el asteroide 2021 DM, de unos 20 metros, que se aproximó a 4,8 millones de kilómetros el 28 de febrero.

La semana empezó con la llegada de la roca espacial 2011 DW, de unos 91 de metros de diámetros, que el 1 de marzo pasó a 5,3 millones de kilómetros de la Tierra.

Hoy es el turno del más grande de los cinco asteroides mencionados por la NASA. Se trata de 1999 RM45, que mide 396 metros de diámetro, es decir, tiene “el tamaño de un estadio”, según la agencia. Ese objeto pasará a una distancia de 2,9 millones de kilómetros.

La semana pasada otro asteroide de un tamaño comparable al de un estadio se acercó a la Tierra. Era el 2020 XU6, que con 213 metros pasó a más de 4 millones de kilómetros de nuestro planeta.

El quinto asteroide de la lista de la NASA, 2011 EH17, será más pequeño, con un diámetro de 40 metros, y sobrevolará la Tierra a unos 3,6 millones de kilómetros el mismo día que el 1999 RM45.

Mientras, la agencia espacial de EE.UU. anunció que su esperada misión Redireccionamiento de Doble Asteroide (DART, por sus siglas en inglés) está reprogramada para lanzarse en 2022. Según un comunicado, la misión se pospuso debido a problemas técnicos con dos componentes principales de la nave espacial, así como por problemas de la cadena de suministro causados ​​en parte por la pandemia.

El proyecto aspira a que una sonda espacial de 500 kilogramos choque contra el asteroide Didymos y su pequeña luna, Didymoon, que pasarán cerca de la Tierra en octubre de 2022. La idea es emplear la fuerza de impacto cinético para intentar por primera vez cambiar la trayectoria de un cuerpo celeste hipotéticamente peligroso.

/psg