Los jefes de pediatría de los hospitales alemanes advirtieron este martes de que temen un “colapso” debido a la oleada de casos de virus respiratorio sincitial (VRS) en niños, agravada por la pandemia de covid.

El VRS, enfermedad viral común, afecta sobre todo a niños menores de cuatro años y es habitual el aumento del número de casos en temporada fría, pero los sanitarios alemanes llevan semanas advirtiendo de la dureza con que está golpeando el virus este año.

Entre los motivos, citan las medidas de confinamiento por la covid del invierno pasado, que llevaron a que muchos niños no se inmunizaran y se estén contagiando ahora de forma masiva.

“Los cierres de las guarderías y de los colegios han conducido a que el sistema inmune de los niños no esté bien entrenado. Ahora les faltan unas defensas bien engrasadas contra los virus,” explicó Andreas Trotter, presidente de la Asociación de Jefes de Pediatría y Cirujanos Pediatras de Alemania (VLKKD).

SATURACIÓN DRAMÁTICA

Este miércoles la VLKKD advirtió a través de un comunicado de que las plantas de pediatría se enfrentan a una “saturación dramática” de cara a los próximos meses, instando al Gobierno a tomar medidas para evitar un “colapso”.

Según Trotter, el 78% de las clínicas infantiles del país se enfrentan ya a problemas que les han obligado a pausar la admisión de nuevos pacientes y a derivar a los niños enfermos a otros hospitales, en ocasiones muy lejanos.

A la saturación por el elevado número de contagiados se suma la falta de personal especializado en las plantas de pediatría, agudizada a causa de la pandemia de covid, que ha obligado a muchas clínicas a reducir el número de camas.

La VLKKD pide por ello al Gobierno que se relajen de forma temporal los requisitos que exigen un mínimo de personal especializado por número de camas, de forma que sea posible atender a más pacientes.

Los medios de comunicación alemanes informan desde hace semanas de que las plantas de pediatría y de cuidados intensivos infantiles de las grandes ciudades están saturadas a causa del VRS, obligando en muchos casos a trasladar a los pequeños a hospitales situados a decenas de kilómetros de distancia.

“Ya en años anteriores el VRS nos llevó al límite. Pero ahora afecta a tantos niños como no había ocurrido nunca en una sola temporada,” afirmó el médico de urgencias Florian Hoffman, citado por el diario “Süddeutsche Zeitung”.

Según Hoffman, entre el 2 y el 3% de los niños infectados requiren hospitalización, y un tercio de estos, cuidados intensivos. El virus afecta de forma particularmente grave a bebés prematuros o con problemas cardíacos.

/gap