El Juzgado de Garantía de Melipilla declaró hoy admisible la querella interpuesta por los tres carabineros que aseguraron no haber sido atendidos en el Hospital de Melipilla por su condición de uniformados. El tribunal dispuso además poner en conocimiento del hecho al Ministerio Público.

Los hechos en cuestión ocurrieron el 18 de junio, día que los uniformados concurrieron al centro médico por síntomas de covid-19.

En la sala de urgencias, relata la acción, habrían escuchando a un profesional indicando “hay muchos pacos, no atenderemos pacos”. Posteriormente, los habrían instado a concurrir al hospital institucional o alguno con convenio.

Los hechos fueron calificados de “preocupantes” por el Ministerio Público tras iniciar una investigación, mientras que el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, acusó discriminación.

“Lamentablemente, de forma muy equivocada, un doctor no quiso atender. Eso es un hecho gravísimo, absolutamente inaceptable. Es una traición al juramento médico de proteger la salud de las personas, de todas las personas, sean civiles o carabineros. Es un acto de discriminación inaceptable”, dijo en esa oportunidad el secretario de Estado.

/gap