Estados Unidos condenó este lunes las elecciones regionales que se celebraron el domingo en Venezuela y dijo que el régimen de Nicolás Maduro privó a los venezolanos de su derecho en un proceso “electoral libre”.

“Temeroso de la voz y el voto de los venezolanos, el régimen distorsionó enormemente el proceso para determinar el resultado de esta elección mucho antes de que se emitieran las papeletas. Las detenciones arbitrarias y el acoso de actores políticos y de la sociedad civil, la criminalización de las actividades de los partidos de oposición, la prohibición de candidatos en todo el espectro político, la manipulación de las listas de votantes, la censura persistente de los medios de comunicación y otras tácticas autoritarias casi anularon el pluralismo político y garantizaron que las elecciones no refleja la voluntad del pueblo venezolano”, declaró en un comunicado el departamento de Estado de EEUU.

Estados Unidos reiteró su apoya al pueblo de Venezuela en su deseo de una restauración pacífica de la democracia a través de elecciones libres y justas, con pleno respeto por las libertades de expresión y reunión pacífica.

“Felicitamos a los partidos políticos y candidatos, así como a los votantes que decidieron participar en este proceso a pesar de sus fallas para preservar y luchar por un espacio democrático tan necesario. Pero ese espacio está limitado por los esfuerzos de Maduro por dividir y reprimir a los actores democráticos de Venezuela. Al encarcelar arbitrariamente a más de 250 personas por motivos políticos, negar a los venezolanos su derecho a expresar libremente sus opiniones y elegir a sus propios líderes, y restringir el acceso de los venezolanos a información precisa, Maduro les roba a los venezolanos la oportunidad de dar forma a su propio futuro. Hacemos un llamado al régimen de Maduro para que cese su represión y permita que los venezolanos vivan en el país pacífico, estable y democrático que merecen y han buscado durante mucho tiempo”, dijo la Casa Blanca.

/psg