“Por supuesto, eso es algo que estamos discutiendo. Hay que anticiparse a los escenarios, pero el anticiparse no implica hacer públicas todas las alternativas que tiene un gobierno”. Con esas palabras el Presidente Gabriel Boric abordó en TVN la eventualidad de que el rechazo triunfara en el plebiscito de salida del próximo 4 de septiembre y las posibilidades que baraja el Ejecutivo.

En la elección -que tiene carácter obligatorio- la ciudadanía deberá decidir entre aprobar la propuesta de Carta Fundamental o rechazar el texto realizado por los 154 convencionales. Sin embargo, van cinco semanas en que la encuesta Plaza Pública Cadem apunta a un aumento sostenido en la tendencia que rechazaría la propuesta de texto constitucional.

Ante el posible escenario, en una nueva edición del Podcast Electoral de El Líbero, el analista político y experto electoral Pepe Auth; junto al analista político, Darío Paya, abordaron el cambio en la postura del Mandatario y la «desdramatización» del rechazo.

Según el exparlamentario, en el diseño original del gobierno el plebiscito de salida iba a ser el momento de consolidar el apoyo provisorio que Boric recibió en segunda vuelta; pues todo indicaba que la Convención Constitucional tendría un amplio respaldo, si es que efectivamente llegaba a construir la «casa de todos» y no se tenía una «convención partisana»; pero «la Convención no jugó para consolidar el gobierno de Boric, sino más bien para debilitarlo».

Añade Auth que «si hubieran escuchado a Boric y a otros, sobre la casa de todos, la consideración y articulación de todos los intereses. No pasarle máquina a una parte tan importante de la sociedad, ese diseño habría sido perfecto».

El afán transformador y el rechazo de la ciudadanía

Para Auth, «el afán transformador quedó bien reflejado en la Convención, pero la sociedad evolucionó en otra dirección». Argumenta que «el mensaje de la Convención empieza a rebotar, a no conectar con la mayoría ciudadana. A 18 domingos no se puede pronosticar propiamente una elección, pero en mi experiencia es más fácil crear una tendencia que revertir una tendencia».

Eso sí, señala que el Presidente no tiene otra opción que respaldar el apruebo. «No tiene otra opción que ponerse detrás del apruebo, el 95% de los que se identifican con el gobierno está en el apruebo», señala.

Y es que la caída vertiginosa en la aprobación de Boric, sostiene el exparlamentario, se debe a los votos «prestados» de la campaña. «Lo que está prestado obviamente se va rápidamente ante las señales del primer mes. Si su programa -es decir, su primera vuelta- hubiera concitado como el de Piñera 37% o el de Bachelet 47%, obviamente el alejamiento es mucho más lento. Aquí no hay decepción, lo que había simplemente era ‘veamos cómo lo puede hacer’», afirma.

«El desplome de la aprobación es coincidente con la escasa votación con la que llegó Gabriel Boric a la Presidencia», añade. El exparlamentario recuerda que en primera vuelta, el ahora Jefe de Estado se llevó el récord de baja votación propia para ser elegido Presidente; pues entonces solo 1 de cada 4 electores votó por Boric, «el resto era prestado».

Cambio de discurso

Por su parte, Darío Paya apunta a que el cambio en las encuestas, que muestran un aumento sostenido del rechazo, probablemente podría tener otros efectos, y que «estos números no solo sean reflejo de la realidad, sino que de alguna manera afectan la realidad».

«El triunfo del rechazo que se veía como completamente imposible, hoy pasó a ser posible. Estamos demasiado distantes de la meta como para hablar de qué es más probable que pase. Pero lo que está claro que una constitución que nos represente a todos, que nos una y abrace a todos, lamentablemente eso no fue», opina.

En este sentido, señala que el presidente Boric realizó un ajuste del discurso. «El efecto que tiene es que se desdramatiza el rechazo, lo que en algún minuto parecía que ‘no podía no salir bien, porque qué hacemos si no termina en apruebo’. Bueno, se empieza a desdramatizar, a naturalizar, es una opción, ya veremos que se hace», plantea Paya.

Coincide Auth en que los dichos de Boric “desdramatizan” la opción de que gane el rechazo; que de imponerse le permitiría al gobierno continuar el proceso constitucional. Afirma: «Es una oportunidad para el gobierno, y en particular para Boric, la posibilidad de que el proceso continúe porque si llega a ganar el apruebo va a ser muy estrecho y, luego, hacer concordar las leyes y políticas públicas con un apruebo muy resistido puede ser peor».

Por Francisca Escalona para El Líbero

/psg