El dólar cortó su racha de tres sesiones consecutivas de alzas este miércoles en el mercado local, en medio de una jornada cargada de cifras económicas en la que se conociero la inflación de mayo y las proyecciones del Informe de Política Monetaria (IPoM) de junio, sumado a la decisión de tasa de interés tomada ayer por el Banco Central.

El billete verde terminó sus operaciones con una caída de $7,80, en puntas de $822,60 vendedor y $822,30 comprador.

“La decisión del Banco Central de Chile junto a la revisión al alza del crecimiento de la economía local para este 2022 en torno a 2,5%, condicionan el cierre del tipo de cambio local, el que retrocede ante los avances que parecen señalar como resistencia de corto plazo los $830 pesos por dólar”, indicó Renato Campos, Analista Jefe de Admiral Markets.

“Bien los fundamentos de corto plazo parece favorecer a la divisa local junto, las dudas que se puedan asentar en torno a la economía americana y su desaceleración, podrían prontamente volver a considerar al dólar como un instrumento de tipo refugio, sobre todo si consideramos el paupérrimo desempeño que muestra la economía asiática, la que podría agravar la exportación de materias primas tales como el cobre, el que a pesar de su avance durante las últimas jornadas, parece no condicionar un escenario más favorable para la divisa local”, agregó.

Mientras que Daniel Seydevitz, analista senior de mercados de XTB Latam mencionó que “uno de los principales motivos fue la decisión de tasas por parte del Banco Central de Chile la tarde de ayer, entidad que subió nuevamente la tasa de interés en 75 puntos base, situándola en un 9%. Estas subidas de tasas se ven influenciadas por una inflación que parece no dar tregua”.

“De hecho, esta mañana se dio a conocer el IPC en Chile correspondiente al mes de abril, el cual alcanzó un 1,2% dejando un acumulado en el año de un 6.1%, que arroja un máximo desde hace 28 años. La inflación interanual es de 11,5%”, acotó.

Y destacó que “otro punto que señaló el Banco Central en el Informe de Política Monetaria es que se reajustaron las perspectivas de inflación para este año, esperando que esté muy cerca del 10% a fin de año, lo que claramente lleva al mercado a especular con nuevas subidas en las tasas en las próximas reuniones”.

/psg