La inflación se ha mantenido elevada, golpeando con dureza el bolsillo de las familias. En mayo el IPC subió más de lo previsto, y en términos interanuales llegó a su mayor nivel en casi tres décadas. Ante esta situación el ministro de Hacienda, Mario Marcel, llamó a la ciudadanía a la cautela ante gastos que no son imperiosos, y señaló que no es un buen momento para tomar créditos de consumo.

“Este no es un buen momento para tomar créditos de consumo, porque las tasas están altas. Son especialmente altas en estas líneas rotativas, en los cupos de las tarjetas de crédito. Eso hoy es bastante caro. Si se trata de necesidades imperiosas hay que buscar alternativas, pero cuando no hay necesidades tan imperiosos es preferible evitar tomar créditos de consumo”, dijo desde Francia el ministro en Radio Cooperativa.

Y agregó que “hay familias que todavía le quedan saldos de los retiros de los fondos. Sabemos que el saldo en las cuentas vistas o corrientes están por el doble de lo que estaban antes de la crisis. Esas personas si no tienen necesidades imperiosas de consumo, hoy es mejor tomar un depósito a plazo que tener la pata en la cuenta corriente. Para quienes están más apretados ahí esta trabajando el gobierno con medidas para apoyarlos”.

Por otro lado, el secretario de Estado, dijo que el tema inflacionario es una preocupación que está en todo el mundo, tal como planteó el último informe de la OCDE.

“Las preocupaciones por la economía son globales. La OCDE dio a conocer sus estimaciones globales para este año, reduciendo la estimación de crecimiento para este año, y subiendo la estimación de inflación, y lo mismo para 2023. Esto lo que refleja lo que estamos viviendo y sufriendo también una realidad económica mundial, donde el tema de la inflación hoy se ha vuelto muy real y muy doloroso en el mundo, y ciertamente en Chile también. Tuvimos el IPC en mayo, muy por encima de lo que uno quisiera o las personas quisieran”, señaló.

Asimismo indicó que “es muy importante que se pueda seguir combatiendo y mitigando donde no es posible lograr bajas en los precios, por lo menos ayudar a compensar en los ingresos de las familias en las remuneraciones, el incremento del costo de la vida. Hemos estado comprometidos en eso”.

Ante el riesgo de recesión que puso sobre la mesa el Banco Central, el secretario de Estado, planteó que “el que tengamos cifras negativas era algo que estaba en el horizonte, no así que esto se prolongara para variaciones ya en 12 meses negativas como lo que está proyectando el Banco Central para 2023. Esa es una situación preocupante, más que por el signo, por el riesgo que tengamos cifras negativas durante más tiempo de lo necesario, para efectos de bajar la inflación”.

La reforma tributaria se presentará a fines de este mes, y apunta a recaudar 4 puntos del PIB. El ministro, señalo que gran parte de los efectos se verían recién en 2024.

“La reforma tributaria es una reforma estructural que va a rendir sus frutos después que sea aprobada todavía va a pasar un tiempo, y va a haber que esperar a la siguiente operación renta para que tenga efecto. Estamos hablando que una parte importante de la reforma su efecto se va a producir en 2024. En lo más inmediato lo que tenemos son los recursos del presupuesto este año, lo que pueda crecer el año próximo”, dijo Marcel.

/psg