La conservadora Liz Truss no debería recibir la pensión de 115.000 libras (128.000 dólares) al año a la que tendría derecho como ex primera ministra británica, reclamó este viernes el líder del Partido Liberal Demócrata, Ed Davey.

En unas declaraciones a la Radio LBC, el político señaló que la mayoría de la gente tiene que trabajar al menos 35 años para tener derecho a cobrar la pensión estatal en el Reino Unido, que se sitúa en 185 libras (205 dólares) a la semana.

“Creo que trabajar 45 días (el tiempo de Truss en el poder) no debería darte la pensión que es mucho más de lo que la gente cobra después de una vida de trabajo”, agregó Davey.

Truss accedió al cargo de primera ministra el pasado 6 de septiembre tras un proceso interno que duró varias semanas, pero ayer anunció su dimisión a raíz del caos que ha rodeado su gestión por su controvertido programa económico, que provocó turbulencias en los mercados, lo que le obligó a revertir casi todas las medidas.

“Dada la situación, no puedo cumplir con el mandato para el cual fui elegida por el Partido Conservador”, declaró Truss frente a su residencia en el número 10 de Downing Street.

Truss admitió que no puede “cumplir con el mandato” para el que fue elegida por los “tories”, después de haber abandonado su controvertido paquete de recortes masivos de impuestos y enfrentar una rebelión entre sus diputados.

Te puede interesa: Dónde está Boris Johnson: el Reino Unido espera el regreso al país del ex premier al que postulan para reemplazar a Liz Truss

El Partido Conservador británico abrió este viernes una frenética campaña para encontrar sucesor a la primera ministra Lizz Truss, aunque la oposición reclama elecciones para terminar con meses de caos político.

Con la renuncia de Truss, que se convirtió en el jefe del gobierno británico que menos tiempo pasó al mando del ejecutivo, el Partido Conservador se ve abocado a una nueva elección interna. Truss precisó que un nuevo proceso de votación será organizado de aquí al final de la próxima semana para elegir a su reemplazante.

Los candidatos a suceder a Liz Truss como líder del Partido Conservador y primer ministro del Reino Unido deberán contar con el respaldo de al menos 100 de los 357 diputados “tories”, anunció este jueves Graham Brady, responsable de organizar las nuevas primarias de la formación.

En caso de que el apoyo del grupo parlamentario quede dividido entre dos aspirantes, serán los afiliados del partido quienes elijan en una votación a través de internet al siguiente jefe de Gobierno del Reino Unido.

Los conservadores han incrementado el numero de respaldos necesarios respecto a los 30 que exigieron en las primarias del pasado verano y han acelerado los plazos de las votaciones para designar al siguiente primer ministro lo antes posible.

(Con información de EFE)

/psg