Los expertos habían anticipado que ayer la bolsa caería mucho por los resultados de las elecciones del fin de semana y que, luego de eso, vendría un periodo de alta volatilidad. Bueno, con el correr de las horas esos presagios se están cumpliendo.

Ayer el IPSA sufrió un doloroso traspié de 9,33%, la mayor caída diaria desde marzo de 2020 cuando Chile empezaba a vivir los efectos de la crisis del coronavirus y se encaminaba hacia las cuarentenas. Fue tan mala la jornada que el índice selectivo perdió todo lo ganado en 2021, un año que se le había presentado favorable a la renta variable que, en abril, en el mejor momento, logró una rentabilidad de casi 20%.

Y en la jornada de hoy todo apuntaba a una recuperación, ya que el indicador llegó a subir más de 2% y volvía a ser rentable en 2021.

Pero todo eso se esfumó rápidamente y pasó a terreno negativo, mostrando una caída de hasta 1,54%. Luego de eso, las pérdidas se fueron disipando y el IPSA finalmente cerró en 4.144,93 puntos, lo que supone una caída marginal de 0,07%.

Planvital (8,51%), Vapores (7,21%) y Andina (6,60%) fueron las acciones de mejor desempeño en el día. Nitratos (13,66%), Bicecorp (6,87%) y Socovesa (6,29%), por el contrario, fueron los papeles que anotaron las mayores caídas.

Otra acción destacada fue CCU que subió 3,35% en medio de la OPA que lanzó junto a Heineken para aumentar su participación en la cervecera nacional.

Expertos de Renta 4 estimaron que luego que el IPSA bajara de 4.200 puntos, el nuevo soporte o piso se ubica en 4.100 puntos, y posteriormente el nivel de 4.000. “Por lo que estamos viendo, el nivel de 4.100 puntos se está consolidando como un soporte fuerte”, dijo Guillermo Araya.

Las acciones tuvieron como referencia el nuevo y fuerte aumento del precio del cobre, que está muy cerca de ubicarse en nuevos máximos, y el PIB de Chile correspondiente al pimer trimestre que se expandió en 0,3%, lo que supone el mejor resultado desde el tercer trimestre de 2019.

/