En la recuperación económica, los gobiernos corporativos jugarán un rol fundamental porque serán ellos los responsables de generar las condiciones de confianza e integridad que permitan sostener un mercado de capitales dinámico y saludable. También serán los llamados a entregar directrices para lograr una reactivación sostenible, que cuente con negocios más sólidos, resilientes, justos y acordes a las expectativas de transparencia y sustentabilidad que sus grupos de interés tienen.

A la luz de los datos del Factbook de Gobierno Corporativo de la OCDE es posible comprobar cómo la transparencia, la diversidad y una mayor aplicación de estándares medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG por su sigla en inglés) son aspectos que los inversionistas observan atentamente y que serán la tónica de los renovados gobiernos corporativos. Tal como señaló Felipe Morandé, embajador de Chile ante la OCDE, en el seminario de presentación de esta publicación, los antecedentes recopilados en el informe resultan muy atingentes para varios temas que hoy se debaten en nuestro país.

En materia de diversidad, la creciente participación femenina en la alta dirección es una de las principales tendencias que identifica el informe OCDE. De las 50 jurisdicciones revisadas, 60% ha establecido requisitos o recomendaciones para informar sobre la composición de género de las juntas directivas y de ellas, 14 han considerado o sugerido que esta información se aplique también a la alta gerencia. En esta línea, por ejemplo, Reino Unido exige a las empresas reportar anualmente sobre el equilibrio de género de la alta dirección y detallar sus prácticas para fomentar una mayor diversidad en los consejos de administración. En Estados Unidos, la SEC adoptó una norma que requiere que una empresa pública proporcione una descripción de los recursos de capital humano en la medida en que dichos antecedentes sean importantes para comprender el negocio.

Asimismo, cerca de la cuarta parte de las jurisdicciones ha implementado cuotas obligatorias de género para las empresas que cotizan en bolsa, 30% ha optado por establecer objetivos voluntarios y 8% ha introducido una combinación de ambos. Además, 12 jurisdicciones han establecido sanciones en caso de que no se cumplan las disposiciones obligatorias.

En otros casos, el camino elegido para impulsar la equidad de género ha sido la difusión relativa a brechas salariales. En Australia, las empresas con más de 100 trabajadores, que no son públicas, deben presentar anualmente el informe de sus indicadores de igualdad de género. En Francia, empresas con más de 50 empleados deben informar en su web su puntuación en el Índice de igualdad de género y si la puntuación es menor a 75 de 100, tienen tres años para cumplir o pueden ser sancionados con hasta el 1% de su nómina. En Hong Kong las reglas de cotización en bolsa piden que la junta directiva de estas empresas tenga una política de diversidad y que esta se divulgue en los informes anuales. En algunas jurisdicciones, junto con los requisitos de divulgación de la conformación de las juntas, también se recomienda o pide la información acerca de las políticas de diversidad de género sobre una base de cumplimiento o explicación.

El informe muestra avances en Chile en cuanto a incorporación de mujeres en directorios (con un promedio anual de 2% de crecimiento entre 2017 y 2019). Sabemos que en 2021 el aumento ha sido mayor (de 9,4% a 14%), pero aún así Chile tiene una gran tarea pendiente en esta dirección. También tenemos otro enorme desafío en cuanto a brechas salariales, que se calculan en torno a un 27% (según el INE).

En REDMAD estamos a favor de legislar para aumentar la participación de la mujer en directorios, sea por la vía de una ley de cuotas o por objetivos voluntarios. Lo que está claro es que hay que encontrar la manera de aumentar el ritmo de incorporación de mujeres. También apostamos por una regulación que avance hacia el fin de las brechas salariales.

Los gobiernos corporativos serán distintos después de la pandemia y quienes ocupamos posiciones de liderazgo debemos contribuir a ello.

/Escrito para El Líbero por Claudia Escobar, Directora REDMAD

/