La tasa de inflación anual en la Eurozona subió en agosto al 3%, una cifra que supera el objetivo del 2% del Banco Central Europeo (BCE), anunció este martes el instituto de estadísticas Eurostat.

La inflación se había situado en julio en 2,2%, pero en agosto se confirmó la tendencia al alza, en particular en el sector de energía, el principal responsable por el aumento, ya que se elevó 15,4% en el período analizado.

La última vez que la Eurozona había registrado inflación de 3% fue en noviembre de 2011.

Para Jack Allen-Reynolds, economista de la consultora Capital Economics, la inflación en la Eurozona podría aumentar “aún más en los próximos meses”.

Sin embargo, añadió que “esto se debe a presiones temporales que deberían desaparecer el próximo año, dejando la inflación general y subyacente muy por debajo del 2% para fines de 2022”.

/