Al fin. Tras 21 años con su personaje de Yerko Puchento, Daniel Alcaíno al fin se subirá al escenario del Festival de Viña 2023.

Una decisión que fue confirmada este martes, día donde se presentó la parrilla completa de humoristas que harán reír sobre la Quinta Vergara.

“Al fin vamos a Viña… llevamos muchos años haciendo humor y por fin se concretó. Otras veces no llegábamos a acuerdo económico, o porque algún canal o algún ejecutivo no le gustaba nuestro personaje, le generaba cierta antipatía. O el gobierno de turno no quería, o la ministra de ese gobierno no quería que fuéramos”, contó a ADN.cl.

Sin embargo, ahora el actor comentó que “se aunaron voluntades, como decía una persona que vende relojes, se alinearon los astros, y tanto de la producción y de la alcaldía nos ofrecieron, fueron a ver nuestro espectáculo y les gustó mucho. Obviamente con ciertas sugerencias de ir ajustando. Va a haber que pulir, dejar el filete y mantener nuestra característica, que es un humor contingente, actual, incisivo, con nombre y apellido”.

¿Cómo va a ser la rutina que presentarás Daniel?

Siempre estamos muy atentos a lo que ocurre, por lo tanto, nuestro humor no es una rutina, siempre es un libreto fresco. Un guion nuevo con el que esperamos que la gente se sienta identificada, y descomprima esta olla a presión que ha significado vivir en Chile estos últimos años, con pandemia, con crisis social, el estallido, etc. Por eso estamos abiertos a lo que va sucediendo para salir muy frescos, muy contingentes.

Tu humor igual genera anticuerpos, hay gente que lo odia y gente que ama a Yerko…

A la gente que le gusta que Yerko sea deslenguado, que arriesgue demanda, a ellos nos debemos. A los que nos temen, que se cuiden, a los que han cometido delito, han robado y abusado de la gente, nosotros estamos dispuestos siempre a hablar de ello, decirle ladrón a los ladrones, corruptos a los corruptos y sinvergüenzas a los sinvergüenzas, con nombre y apellido y nosotros no vamos a tranzar nunca en eso, por línea editorial ni nada. Hacemos un humor para la gente, por la gente, que se sientan identificados.

Nunca nos ganó el miedo, creo que eso es lo importante y por lo que la gente nos reconoce y me decían en la calle ‘muy bien, dele con ellos, dele a todos’. Todos los que se ríen de la gente, la rutina de Yerko es esa oportunidad de reírnos de ellos, de los que se ríen de nosotros.

Tienes restricciones, alguna advertencia con el libreto?

A veces uno percibe el miedo en los productores, pero ahora hay más ganas que restricciones. Por muchos motivos antes no se pudo ir, pero ahora tenemos un muy buen show y sentíamos que era ahora o nunca. Partimos riéndonos del doble estándar del chileno y ahora hablamos de política, nos hemos ganado las demandas del hijo de la presidente y demases. Yo creo que cuando empezamos a decirle a la gente que los poderosos estaban a la misma altura que nosotros, yo creo que encontramos el rumbo. Y eso es lo que hacemos, y vamos a seguir fiel a eso, vamos a hacer un humor sin censura, al menos en mi cabeza, y tratando de interpretar a la gente.

¿Quizás ayudó que ya no está en el gobierno Sebastián Piñera y está Gabriel Boric?

Yo soy muy amigo de Gabriel, lo conozco hace mucho tiempo. Y bueno, si él se ha equivocado en muchas cosas, obviamente van a estar reflejadas ahí, nosotros no perdonamos a nadie, ni porque sean amigos, ni familiar, ni nuestra propia biografía. El otro día en Coquimbo dije ‘¿alguien que se haya separado en pandemia?’. Y alguien me gritó ‘voh mismo’. Y fue genial, pueden ocurrir esas cosas.

Además, eres el único además que hará reír con un personaje. Y a veces a los personajes no les va muy bien…

Yo, más que humorista, más que comediante, me considero un actor. Y Yerko es un personaje al que conozco más que a mí mismo, entonces para mí es más cómodo salir con un personaje que como Daniel. No manejo el stand up, no lo sé hacer. Yo hago personajes. Y a veces a Yerko se le pasa la mano, pero son los riesgos de la adrenalina, de la valentía de decir lo que vamos a decir. Yo creo que es un personaje valiente, que la gente lo va a valorar y se va a reír. Y eso es lo que hemos hecho siempre, un humor valiente, arriesgando demandas, lo que nos ha costado hasta la cesantía.

/gap