La Nueva Constitución propone ¨un sistema de seguridad social y público, que otorgue protección en caso de enfermedad, vejez, discapacidad, supervivencia, maternidad y paternidad, desempleo, accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, y en las demás contingencias sociales de falta o disminución de medios de subsistencia o de capacidad para el trabajo´´.

El texto también señala ¨que el Sistema de Seguridad Social se financiará por trabajadoras, trabajadores, empleadoras y empleadores, a través de cotizaciones obligatorias y rentas generales de la nación¨.

Sin embargo, nada se dice del derecho a la propiedad, el derecho a la autodefensa y menos de los ahorros de todos quienes mes a mes y por muchos años, hemos juntado nuestro dinero para destinarlo exclusivamente a la vejez, y que estos no sean expropiados, nacionalizados ni estatizados.

​Por otra parte, no queda establecido que los ahorros seguirán siendo de los trabajadores ni tampoco que estos seguirán siendo heredables, como lo son actualmente, donde no se señala que las AFP han pagado herencia cuando corresponde, ya que por ley no pueden quedarse con ningún peso de los afiliados como tampoco de los pensionados por retiro programado.

​Todas las dudas e inquietudes con respecto al tema previsional, tiene una importancia fundamental, y en vista que no se consideraron en el pleno, a pesar de haber registrado la mayor cantidad de firmas, por sobre las 60.580, simplemente no fueron tomadas en cuenta y por ende, descartadas y menos incorporada a la carta magna que pretenden sea la que rija nuestros destinos en los próximos años.

​Este es el momento de analizar, la propuesta escrita por unos pocos, pensando en el bienestar de ellos y no en la mayoría de las personas que, tal vez ilusionadamente, pensaron que tendríamos una casa grande donde todos seriamos bienvenidos y no sólo unos pocos privilegiados a costa del despojo de muchos.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com