Durante la jornada, la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó el tercer trámite del proyecto de ley que establece que todo vehículo motorizado nuevo que se comercialice en el país “deberá entregarse con sus placas patentes únicas (PPU) instaladas”. Esto como una obligación por parte de los comercializadores.

La conducción de vehículos sin PPU será una infracción gravísima y no grave, como ocurre actualmente. Quienes incumplan la norma se exponen a multas de 10 a 50 UTM ($619.500 a $3.100.000 app.), tanto para usuarios como para comercializadores.

Motocicletas

Durante el trámite en el Senado, se incorporó un nuevo artículo transitorio. En el se establece que existirá un plazo de 12 meses para que se homologuen aquellas motocicletas que circulan fuera de norma.

En ese lapso, sus dueños deberán obtener el certificado de revisión técnica respectivo e inscribirles en el Registro de Vehículos Motorizados para obtener su PPU.

/gap