Con el paso de los años, y el consiguiente avance de una tecnología que no frena, resulta cada vez más complicado pensar en una casa que no cuente con conexión a Internet. Aunque eso no implica que la velocidad de la red WiFi que tenemos conectada sea siempre la ideal para el usuario. Si tienes este problema con frecuencia, es probable que esté relacionado con la calidad del equipo o incluso del servicio que has contratado. El comparador de tarifas Selectra ha elaborado una serie de trucos para poner en práctica y que ayudarán a mejorar el rendimiento del Internet y, en consecuencia, la calidad de la navegación.

Fíjate en el consumo

Es vital no perder de vista el consumo de Internet que se está realizando, con el fin de que este no se dispare -especialmente si se está teletrabajando-.

Para evitar que esto suceda, una opción es limitar el acceso a las plataformas de ‘streaming’ a través del ordenador -ahora hay televisiones inteligentes que permiten descargarse las apps de estas plataformas- o realizar cualquier tipo de descarga sólo cuando se esté utilizando Internet con fines profesionales o educativos.

Cambia de router

Si el router que tienes en casa es el mismo desde hace varios años, puede ser el momento de cambiarlo, y tendrás que hacer lo mismo si has actualizado recientemente tu velocidad de Internet. Ponte en contacto con tu operador para informarle de la situación y si no está dispuesto a proporcionarte otro dispositivo, siempre puedes comprar uno en cualquier tienda de informática.

Colócalo en un lugar estratégico

Para que el router funcione de una forma óptima es necesario que nada interfiera en su conexión, por lo que se deberá elegir el lugar adecuado para colocarlo, teniendo en cuenta que lo ideal es que se encuentre en un lugar alto, céntrico en relación al hogar y sin obstáculos que impidan la expansión de la señal WiFi. Además, si tiene una antena, esta deberá estar en posición vertical.

Utiliza los canales menos saturados

Los routers europeos utilizan 13 canales que operan entre los 2.401 y 2.483 MHz. Esto significa que si se vive en un edificio grande es probable que se esté utilizando el mismo canal que muchos de los vecinos y esto podría estar afectando al alcance de la señal. Por eso, aplicaciones como WiFi Analyzer, permiten investigar el estado de los canales que hay alrededor y averiguar cuál es el más recomendable para su uso.

Usa el amplificador

Una vez instalado el router, hay que asegurarse de que este tiene suficiente potencia para llegar a todas las estancias del hogar. Si en algunos lugares la señal es débil o intermitente, lo mejor es utilizar un amplificador que permita ampliar la zona de cobertura y mejorar la experiencia de usuario.

Cambia a 5GHz

En primer lugar, hay que prestar atención a si el router tiene las opciones de 2,4GHz y 5GHz para conectarse a la red WiFi que hay disponible. La diferencia entre ambos se refiere a la velocidad y cobertura de Internet, ya que mientras los 5GHz pueden alcanzar hasta 287 Mbps, los 2,4 GHz sólo llegan a 50-60 Mbps. Por lo tanto, y a pesar de que la opción de 5GHz tiene un alcance más corto, será una buena opción para aumentar la velocidad de Internet.

Compara los paquetes de las diferentes operadoras

En ocasiones la comodidad lleva a uno a no plantearse un cambio de compañía. Sin embargo, las ofertas del mercado siempre cambian y si no se está completamente satisfecho con el nivel de rendimiento del Internet que se tiene contratado, lo mejor es hacer una investigación detallada de los paquetes de los diferentes operadores. Sólo hay que tener en cuenta que la fibra suele ser la más rápida y que no se recomiendan velocidades inferiores a 50 MB.

/psg