Imagen

Imagen

Es obvio que del primer partido amistoso jugado por ambos equipo resultaría hasta absurdo intentar sacar conclusiones definitivas. Pero algo se puede comentar de lo que vimos en el inicio de este triangula internacional.

COQUIMBO UNIDOImagen

Coquimbo Unido ganó el partido y lo hizo de manera inobjetable. Porque fue superior durante los 90 minutos de juego. En ese primer tiempo en que pasó muy poco y en la etapa de complemento cuando impuso su mejor juego en la red con ese gol tempranero de Sebastián Galani que marcó el trámite del encuntro.

No puede sorprender que Fernando Diaz haya puesto en cancha un equipo muy ordenado y bien trabajado, a pesar que el plantel pirata se renovó en alta proporción. Pero, como el Nano es de esos entrenadores que -según graficaba muy Menotti- pone el sofá en el living, la cama en el dormitorio y el toilette en el baño.

Por eso es que a los jugadores recién llegados no les coptó adaptarse para nada y terminaron siendo figuras del encuentro. Y en todos los sectores claves del campo: El Mono Sánchez en el arco, Bruno Cabrera en el centro de la zaga, Matías Palavecino en el medio y Rodrigo Holgado (que marcó el segundo de penal) en ataque.

Como todos ellos se complementaron muy bien con los sobrevivientes (Galani, Farfán, Carmona entre otros), reiteramos que no puede sorprende lo afiatado que se vio al equipo coquimbano en la cancha

UNIVERSIDAD DE CHILE

Imagen

Bueno, Universidad de Chile fue  todo lo contrario y lógicamente nos imaginamos que esto que mostró esta noche el equipo azul está muy lejos de lo que pretende Mauricio Pellegino.

Un equipo inconexo, sin ideas con algunos atisbos de intentos ofensivos por parte Lobos y Huerta en el primer tiempo, pero poco y nada más.

Y los debutantes, todos absolutamente todos al debe. Perdón, excluimos al chico Garrido que impensadamente debió ponerse al arco por la ausencia inesperada de Cristóbal Campos y no tuvo ninguna responsabilidad en los goles.

Pero, el resto…

Matías Zaldivia hizo dupla primero con Casanova y luego con Nery Domínguez y si bien no cometió grandes errores tampoco dio la sensación de central impasable que por ejemplo mostró Cabrera en la defensa coquimbana. Incluso, ambos goles llegaron por su sector y él no estaba presente.

Federico Mateos, lejos muy lejos de tener la influencia que tenía en Ñublense. Le pesó mucho el debut con la nueva camiseta.

Leandro Fernández, apenas una media vuelta comenzando el segundo tiempo que pasó por sobre el travesaño. En lo demás, voluntarioso, luchador, pero nada más que eso.

Juan Pablo Gómez y Nicolás Guerra jugaron muy pocos minutos como para juzgarlos

Imagen

/EMG. Fotos: twitter oficial de Coquimbo Unido y Universidad de Chile