La propuesta de rebajar a 4/7 el quórum de reforma constitucional, hecha ayer por la jefa y el subjefe de los senadores DC, Ximena Rincón y Matías Walker, sumó un nuevo ingrediente al debate constitucional en el mundo político, a la vez que abrió nuevos escenarios.

De hecho, los propios autores del proyecto argumentaron que la medida posibilitará llevar adelante “una agenda de transformaciones profundas” y la cual en La Moneda han condicionado a la aprobación del texto de la Convención.

A su vez, plantearon, que en caso de que no se aprobado el borrador, esta iniciativa “facilitará construir las mayorías necesarias para proseguir con el proceso constituyente, con el objeto de contar con una nueva Constitución”.

Aquello lleva a preguntarse, ¿si la rebaja de los quorum abre también el camino a la llamada tercera vía, en caso de que sea el Rechazo el que triunfe en el plebiscito de salida?

Parlamentarios se dividen

La interrogante genera opiniones divididas entre los parlamentarios.

Al respecto el senador Juan Luis Castro (PS) planteó a Emol que “del punto de vista de las fuerzas progresistas y de izquierda siempre se ha luchado por disminuir los quorum supramayoritarios del Congreso, estos son amarres que vienen de la Constitución del 80′, creo que la iniciativa va en esa dirección, que es correcta a mi juicio, y que además sintoniza con el acuerdo de los colectivos de izquierda de la Constituyente (…) No veo razón, en principio, para no respaldar que se discuta y se tramite en el Congreso una enmienda de esa naturaleza, que se aleja del candado estricto de los 2/3 y tampoco cae en la mayoría simple”.

Sin embargo, el senador Castro descartó que este proyecto abra a puerta a una tercera vía: “Esa es otra cosa, muy distinta, yo no lo asociaría, no veo yo un vínculo, porque esto no puede contaminar el debate del Apruebo y el Rechazo, sino que tiene que ser en el mérito de lo que implica un mecanismo más flexible, razonable, democrático de hacer cambios en el presente y futuro. Entonces no lo coloco en la coyuntura de aquí a tres meses, sea una clave para que se plantee o no por algunos la tercera vía”.

La diputada Catalina Pérez (RD) cuestionó que “siguen llevando el debate a la Constitución del 80, la misma que un 80% de la ciudadanía quiere cambiar. En vez de escuchar y aceptar la decisión ciudadana que se manifestará en las urnas este 4 de septiembre, optan por seguir maquillando la vieja Constitución buscando cerrarle la puerta, junto a la gente del Rechazo, a los cambios que las chilenas y chilenos por tanto tiempo vienen demandando”.

Con ello, la diputada Pérez apuntó que “la tercera vía no existe, es un invento de quienes se niegan a perder sus privilegios y a tener una Constitución que garantice derechos”.

“No hay tercera vía posible, acá está claro lo que va a aparecer en la papeleta del Servel, es Apruebo o Rechazo, y esas son las acciones que están trabajando en Apruebo Dignidad”, dijo la diputada Lorena Fries (CS).

Chile Vamos apoya proyecto

Desde Chile Vamos dijeron ayer ser partidarios de apoyar el proyecto de la DC.

De hecho, días atrás el propio presidente de la UDI, Javier Macaya, había planteado la disposición de bajar el quórum de 2/3.

Consultado por si este tema abre la puerta a la tercera vía, el senador Luciano Cruz-Coke expresó a este medio que “dado que la propuesta de la Convención ha sido universalmente calificado como un texto muy deficiente se configuran dos alternativas políticas: rechazar para reformar o aprobar para reformar”. “La pregunta, entonces, qué hay que hacerse es cuál de los dos textos será más flexible y susceptible de ser reformado. Y claramente, la propuesta de la Convención en su articulado permanente tiene candados más fuertes que los que alguna vez dejó Pinochet (2/3 o referéndum para cualquier votación que no alcance los 2/3). Luego creo que la vía de rebajar quórums para hacerlos más flexibles permite generar, a partir del Rechazo, una Constitución consensuada. El camino específico habrá que acordarlo entre las fuerzas políticas, pero no podemos tener una Constitución pétrea que fue lo mismo que tanto se criticó a Jaime Guzmán”.

Sobre el proyecto, el timonel RN, Francisco Chahuán, dijo a EmolTV que “estamos dispuestos a probarlo ahora mismo, ahora ya, la próxima semana, lo que es garantía de un cambio de Constitución, de una nueva Carta fundamental donde estén consagrados determinados principios”.

El senador Juan Antonio Coloma (UDI) manifestó que “esta propuesta está hecha en función de qué pasa si gana el Rechazo, yo siempre he sostenido que el Rechazo no es el fin de un periodo, sino que el inicio de un proceso que tiene que culminar con un nuevo texto constitucional, pero hecho de una manera distinta. Si esa medida ayuda a visibilizar ese escenario y hacerlo más transparente, creo que hay una buena perspectiva de que eso sea apoyado”.

“Más que una tercera vía lo que la ciudadanía está pidiendo son cambios de Constitución. Si es que esta Constitución que se escribió por la Convención no logra convencer a la ciudadanía o no es aprobada, creo que el camino correcto es de 4/7 para poder hacer los cambios en la actual Constitución”, sostuvo el diputado Rubén Oyarzo (PDG).

Sobre el tema, el senador Walker, uno de los autores del proyecto, aclaró que “no he querido hablar ni de tercera vía, ni de plan B, más bien estamos dándole una certeza a la ciudadanía de que independientemente del resultado del Plebiscito del 4 de septiembre y para quitarle dramatismo al proceso, el proceso constituyente va a seguir. Chile va a tener una nueva Constitución y nunca más una minoría va a poder imponer su poder de veto a una mayoría para evitar avances, por ejemplo, en reconocimiento de derechos económicos sociales”. “Este proyecto se hace cargo del temor de todos los chilenos de que la solución que finalmente se adopte por la ciudadanía el 4 de septiembre, no sea blanco o negro. Sino que podamos otorgar certezas desde ya de que el proceso constituyente va a seguir y que el resultado tenemos que tomarlo sin dramatismo”, precisó Walker.

En tanto, la senadora Rincón expresó que “esta reforma lo que busca es transmitirle a la ciudadanía que hay voluntad de hacer transformaciones y cambios, no tiene que ver con el texto constituyente. Nosotros nos tenemos que manifestar sobre el texto en la medida en que nos guste o no nos guste y hay que tener conciencia respecto de las consecuencias que tiene ese texto para el país”. “El Plebiscito del 4 de septiembre dice relación con que si vamos a aprobar o no vamos a aprobar un texto que es bueno o malo para el país, no tiene que ver con planes A, planes B, planes C, planes Z”, apuntó.

La opinión de los expertos

El académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, recordó que “aprovechando la disposición de la derecha, la DC propone rebajar el quórum de reforma constitucional a los 4/7 para facilitar la implementación del programa de Gobierno en caso de un eventual triunfo del Rechazo. Es un primer paso para instalar la posibilidad de un camino alternativo para continuar con el proceso de cambio constitucional”. Aunque consideró que “es evidentemente insuficiente, pues claro está que el país no quiere esta Constitución y que demanda un nuevo texto. Para eso, desde la DC debiese existir un plan alternativo más macizo, que incluya un itinerario constitucional y un bosquejo de contenidos de la Nueva Constitución frente a un eventual triunfo del Rechazo”.

El director de la Escuela de Gobierno de la Universidad Central, Marco Moreno, opinó que la propuesta de los senadores “le pone algo de contenido a eso que muchos han llamado la tercera vía, pero aún no es suficiente para convertirla en una opción real. Dificulto que antes del Plebiscito pueda generarse algún tipo de consenso y acuerdo viable que abra en los hechos y de manera formal esa tercera vía”. “Probablemente estos son intentos que busquen ese objetivo, que busquen generar consenso, pero creo que es un poco difícil pensar que vayan a cambiar el itinerario en términos de que el Plebiscito del 4 de septiembre va a estar centrado en las dos opciones en disputa. Al día siguiente y dependiendo del resultado podrán explorarse distintas opciones”, precisó Moreno.

El abogado constitucionalista de la Universidad Católica (UC,) Carlos Fernández, complementó que “para eso también va a ser fundamental que se cuente con el patrocinio del Ejecutivo, porque todo lo que diga relación con la tercera vía es entrar a reformar la actual Constitución, el capítulo XV, pero si este tipo de quorum abre el camino a que se pueda hacer una tercera vía (…) No es sólo una opción para cambiar la nueva Constitución, sino desde ya cimentar la tercera vía”.

“Esta propuesta de 4/7 para la Constitución actual es en post de la tercera vía, tiene esa racionalidad. va destinada a darle mayor credibilidad a una eventual tercera vía, sobre todo en sectores de la DC que se han manifestado en contra del borrador y que por tanto, se estarían adscribiendo al Rechazo se construye esta alternativa y ver si esto puede tener algún tipo de correlato por la derecha”, concluyó el docente adjunto de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Estatal de O’Higgins, Sebastián Salazar.

/GAP