La cantante y compositora Adele ha decidido mostrarse lo más humana y cercana posible ante sus seguidores en su último concierto de residencia en Las Vegas.

Como parte de su show, la cantante recordó que era una gran bebedora en sus 20 años y que actualmente se encuentra en un periodo de abstinencia desde hace algunos meses, el cual, al parecer, le está costando trabajo mantener.

La intérprete de When We Where Young sostuvo una breve conversación personal con el público que no estuvo libre de risas y soltura. “Dejé de beber hace unos tres meses y medio”, confesó la cantante de 35 años mientras sostenía una copa de vino. “Es decir, estuve literalmente al borde del alcoholismo durante gran parte de mis 20 años”. Sin embargo, le confesó a sus fanáticos presentes que su nueva sobriedad no le agrada del todo. “Es aburrido”, mencionó, “lo echo mucho de menos”.

También se animó a contar que decidió suprimir la cafeína de su alimentación diaria y bromeó con una fan que le dijo que habían bebido todo ese día antes de asistir a su show. “Disfruta de tu whisky sour. Estoy muy, muy celosa”, le dijo a la fan. Según The Daily Star, el sábado por la noche reveló una anécdota en Las Vegas durante la época del Covid.

“Recuerdo cuando llegué aquí en Covid, durante el encierro, eran las 11 am y yo estaba definitivamente como cuatro botellas de vino, como todos estábamos.”, añadió. “Dije en 2020 que quería sacar mi disco. Y estábamos todos en casa borrachos, básicamente”.

/gap