“Yo voté muchas veces con la Nueva Mayoría o con la ex Concertación en temas de convicciones, como era el aborto en tres causales. ¿Por qué ahí a mí me aplauden, y cuando otros votan distinto a ellos se les ataca y se les critica? Uno tiene que ser respetuoso de las convicciones siempre, te guste o no te guste”.

Son las palabras de la ministra vocera de Gobierno, Karla Rubilar, quien abordó este martes las situaciones que se han dado en la política nacional luego de que el Congreso votara la semana pasada las acusaciones constitucionales contra el ex ministro Andrés Chadwick y posteriormente contra el Presidente Sebastián Piñera.

El escenario se ha complejizado. Luego de que se aprobara la cuestión previa en el libelo contra el Mandatario, parlamentarios del PC publicaron en redes sociales el nombre de los diputados de la DC y el PR que habían apoyado la acción. Por otro lado, este lunes el propio Gobierno interpuso una denuncia contra la ex candidata presidencial, Roxana Miranda, por llamar a funar a los mismos legisladores.

El delito, según la acción presentada, sería el de ejercer “actos de odio o de venganza a parlamentarios” por haber votado a favor de la cuestión previa.

Según la mandataria, el día de la votación presenció “presiones sobre los parlamentarios que querían votar diferente”. “Uno tiene que ser capaz de votar por convicción, libremente. Creo que los parlamentarios que se atreven a seguir votando con convicciones son hombres que la historia los va a evaluar muy bien, porque están siendo tiempos difíciles”, dijo.

“Cuando uno ve, por ejemplo, a Roxana Miranda en la Plaza Italia con un megáfono llamando a funar en las casas a los parlamentarios que votan o piensan diferente, o a un asesor de un parlamentario arriba en las graderías del Congreso Nacional —donde se supone que debatimos, que podemos opinar diferente— amenazando y gritando a un diputado que se atreve a pensar distinto, es súper complejo”, añadió.

“A mí me preocupa mucho que a través de la amenaza de funa, del ataque, sobre todo en redes sociales, de decirte que te van a perseguir a ti o a tu familia, se trate de acallar una convicción política. Yo creo que eso es un atentado a la democracia, un atentado al corazón de lo que construyen las instituciones y los países libres. No podemos permitirlo y no podemos avalarlo”, finalizó.

/psg