Pero si para Juan Carvajal el camino trazado parece ir en la dirección correcta, para otros como Gabriel Zaliasnik “estamos frente a un texto tramposo”, uno que dejó “a la ley la resolución de múltiples materias clave”, burlando así, según Zaliasnik, la regla de los 2/3.

“Las reglas futuras que definirán el funcionamiento institucional de Chile quedan entregadas a una ocasional mayoría simple, subsidiada con escaños reservados y sin el contrapeso del actual Senado de la Republica”, apunta.

Al final, dice, “la magia del embrujo constitucional dio paso a la deshonestidad de los tramposos al interior de la Convención”. Y con ello, se frustró “cualquiera sea el resultado del plebiscito de salida, la legitimidad y calidad de este proceso”.

De vuelta a la historia sin fin.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap