La caída de varias grandes empresas lastró el mercado bursátil el martes, dejando a la mayoría de los principales índices a la baja. El índice S&P 500 cayó un 0,8% y el compuesto Nasdaq, en el que pesan mucho las empresas tecnológicas, perdió un 2,3 por ciento. Las grandes ganancias de McDonald’s y UnitedHealth ayudaron a que el promedio industrial Dow Jones subiera un 0,2%.

Una dura advertencia de beneficios de la empresa matriz de Snapchat asustó a los inversores para que se deshicieran de las acciones de las principales empresas de medios sociales.

Snap se hundió un 43,1%, mientras que la matriz de Facebook perdió un 7,6%. Los minoristas y los bancos también cayeron. El rendimiento del Tesoro a 10 años cayó con fuerza, hasta el 2,76%.

“Snap es como un juego de dominó para la publicidad en línea y cuando ves una debilidad allí, automáticamente piensas en Facebook, Pinterest y Google”, dijo Dennis Dick, operador de Bright Trading LLC en Las Vegas. “Cuando empiezas a pensar en Google, es cuando los mercados comienzan a liquidarse”.

”La segunda mitad de la temporada de resultados ha visto grandes decepciones. Las expectativas son mucho más bajas, pero estas empresas parecen estar encontrando incluso la manera de superar el listón más bajo”, agregó.

“Si damos un paso atrás y reconocemos los principales catalizadores del mercado, lo cierto es que el giro de la Fed y el cambio de los tasas de interés han influido en los precios de todos los mercados de capitales”, dijo Bill Northey, director de inversiones de U.S. Bank Wealth Management.

“En las dos últimas semanas, hemos visto que un cierto grado de deterioro macroeconómico ha empezado a manifestarse en las ganancias empresariales y en las publicaciones económicas”.

Las interrupciones de la cadena de suministro mundial se han visto exacerbadas por la guerra de Rusia con Ucrania y las medidas restrictivas de China para controlar el más reciente brote de COVID-19, lo que ha llevado la inflación a máximos de varias décadas.

La Reserva Federal de Estados Unidos ha prometido hacer frente de forma agresiva al persistente crecimiento de los precios aumentando el costo de los préstamos.

Los inversores esperan una serie de alzas de tasas de 50 puntos básicos en los próximos meses, lo que alimenta el temor de que el banco central pueda empujar la economía a la recesión, un escenario que cada vez está más presente en las proyecciones de los analistas.

Wall Street se recuperó el lunes de la fuerte liquidación de la semana pasada, que hizo que tanto el S&P 500 como el Nasdaq protagonizaran su mayor racha de descensos semanales desde la quiebra de las ‘puntocom’ en 2001, debido a la creciente preocupación por una recesión.

(Con información de AP y Reuters)

/psg