“No voy a decir frases grandilocuentes tipo ´delincuentes se les acabó la fiesta´” dijo el Presidente Gabriel Boric en junio en Arica, ante las críticas por la masiva inmigración ilegal.

Es una frase que ha repetido varias veces como Mandatario y candidato, marcando una diferencia con su antecesor Sebastián Piñera.

En su discurso de asunción el 11 de marzo, envió “un mensaje a quienes han hecho de la delincuencia algo común y que creen que pueden vivir en la impunidad. No quiero frases grandilocuentes, quiero decirles que los vamos a enfrentar con la comunidad«.

En una entrevista en julio de 2022, reiteró que “es muy fácil decir frases grandilocuentes como ‘delincuentes se les acabó la fiesta’ y al final uno ve que en los últimos años la delincuentes ha ido en aumento”.

Delincuencia, la principal preocupación ciudadana

Desde que asumió el gobierno, los índices de inseguridad han escalado fuertemente. Fenómeno que ha incrementado desde el estallido de 2019.

Según la encuesta Cadem, al comparar el país de hoy con la realidad de tres años atrás, en todos los ítems consultados, las personas piensan que Chile está peor.

Así, 93% piensa que la delincuencia está peor que antes, 90% cree lo mismo sobre la violencia, y 77% sobre el orden público.

La última encuesta Panel Ciudadano, de la Universidad del Desarrollo, arrojó que la delincuencia es la principal preocupación, seguida de la inflación.

El 72% respondió que si tuviesen cinco minutos para conversar con el Presidente Boric, le pedirían que “ponga mano dura contra la delincuencia”.

De hecho, delitos casi inexistentes en Chile como el secuestro han tenido este año un rápido crecimiento. Hasta septiembre hubo 25 secuestros reales y 70 denuncias, cifras similares a todo 2021.

La promesa de Boric de “parar la ola de violencia” y ser “perros en la persecución de la delincuencia”

Si bien el Mandatario prometió no decir “frases grandilocuentes”, en los últimos cinco meses ha dicho dos que han generado polémica.

El 5 de mayo, tras la muerte del carabinero Breant Rivas Manríquez, de 23 años, en un operativo policial en Chillán Viejo, Boric prometió “entregar lo mejor de nosotros para parar esta ola de violencia y no vamos a descansar hasta que tengamos paz y cohesión social”.

«Ayer hicimos un anuncio importante, donde se redistribuyeron carabineros en las comunas donde ha habido más aumento de delitos para estar en terreno, se hizo en La Moneda con varios alcaldes que lo agradecieron, vamos a seguir trabajando en esa línea», enfatizó.

El pasado 14 de octubre, en una semana en que fue asesinado otro carabinero (Carlos Retamal), Boric dijo en Antofagasta que “vamos a ser unos perros en la persecución de la delincuencia y en esto no va a haber doble estándar”.

De hecho, en estos 10 meses del año han sido asesinados tres carabineros, la cifra más alta en 20 años.

El general director, Ricardo Yáñez, advirtió que «espero que sea un punto de inflexión en el cual todos y cada uno de los actores intervinientes en el sistema penal, hagamos un esfuerzo mayor para que los responsables de agredir a quienes defienden a la ciudadanía estén en la cárcel, y no al revés».

Delincuencia sigue al alza tras promesa de “parar la ola de violencia”

Más allá de las frases del Presidente Boric, la realidad muestra que la delincuencia ha crecido en forma explosiva desde el 5 de mayo, cuando prometió “parar la ola de violencia”.

Según el Sistema Táctico de Operación Policial (STOP), de los principales seis delitos, cinco han seguido creciendo semanalmente, en promedio, desde esa fecha.

Las violaciones subieron 12%, los robos con fuerza 11%, los robos y lesiones 8% y 6%, respectivamente, y los robos con violencia 2%. A su vez, los homicidios mostraron una baja de 18%, pasando de 11 a 9, en promedio, a la semana.

Ello, comparando el promedio semanal desde el 9 de mayo hasta el 16 de octubre, versus enero y el 8 de mayo.

Ahora, si se compara el promedio semanal de delitos entre enero-mayo, y enero-octubre, las tasas son aún mayores.

Las homicidios se dispararon en 7%, las lesiones en 30%, los robos en 9% y las violaciones en 6%.

La inseguridad se toma la agenda política

La inseguridad ha copado la agenda política. El gobernador Metropolitano, Claudio Orrego, junto a sus pares de La Araucanía, Luciano Rivas, y Antofagasta, Ricardo Díaz, los senadores José Manuel Ossandón y José Miguel Insulza, los diputados Raúl Leiva y Jorge Alessandri y la Presidenta de la Asociación Chilena de Municipalidades, alcaldesa Carolina Leitao, se reunieron en las inmediaciones del edificio del Gobierno Regional Metropolitano con el fin de realizar un llamado a crear un Pacto Nacional de Seguridad.

«La seguridad es la primera prioridad del país». En lo concreto, la Propuesta por un Pacto Nacional de Seguridad articulada, posee cinco ejes principales: Crimen Organizado, Fortalecer el Estado de Derecho y la Paz Social, Fortalecer el Liderazgo Político, Políticas de Intervención a grupos vulnerables, y la Recuperación de los Espacios Públicos.

Original de El Líbero

/psg