La expectativa que tenía Netflix para el primer semestre de este 2019 no pudo cumplirse, porque el número de nuevos abonados no subió, generando un estancamiento del que ya toman medidas.

Durante el segundo trimestre del año, la plataforma streaming creció solo en 2,7 millones de cuentas, lejos de los cinco millones que anticipaban. Cifras que en Estados Unidos se resumen en que fueron 126.000 clientes menos.

Reed Hastings, consejero de Netflix, comentó que esto se notó de forma especial en los mercados donde se subió el precio del abono. De todas formas, lo analizan como algo normal y que en el tercer trimestre deberían subir.

En cuanto al dinero, el servicio cayó hasta los 271 millones de dólares entre abril y junio en su beneficio trimestral, un 30% menos comparado al 2018. No obstante, sus ingresos se elevaron hasta los 4.920 millones .